Turismo Carretera

25/09/2017

Con lo justo

Matías Rossi vivió uno de los momentos de mayor zozobra de la Final del TC en La Pedrera, cuando estuvo a centímetros de protagonizar un fuerte accidente.

El particular trazado semipermanente de La Pedrera no perdona. La cercanía de los muros a la pista y la suciedad que tuvo esta última durante todo el fin de semana complicaron por demás las acciones de los pilotos, tanto del Turismo Carretera como del TC Pista.

Matías Rossi fue uno de los perjudicados. Tras un excelente sábado, en el que logró su primera “pole position” con Ford, vivió un domingo para olvidar, debido al pobre rendimiento demostrado por el Falcon n°2.

Como si ello fuera poco, en apenas la segunda vuelta de la competencia final protagonizó un despiste que no pasó a mayores de milagro. Sucedió en la primera curva, cuando por falta de agarre literalmente no frenó ni dobló. Increíblemente, pasó entre Carlos Okulovich (Torino) y Christian Ledesma (Chevrolet), a quienes no golpeó por centímetros.

“Venía Ledesma muy rápido atrás mío, agarrando la succión, por lo que decidí ir a la cuerda para no dejarle paso. Eso me hizo frenar en la parte sucia, que no tenía nada de ‘grip’, por lo que seguí derecho”, explicó Rossi, que agregó: “Por suerte no le pegué a Okulovich, porque sino iba a ser un golpe fuerte”.

De la mano de CORSA reviví el momento, que afortunadamente terminó con un simple trompo del piloto de Del Viso: