Turismo Carretera

09/08/2017

Rumbo a los 100...

En 2037 el Turismo Carretera llegará a su centenario. Algunos preparadores le contaron a CORSA cómo se imaginan a la categoría dentro de dos décadas.

El Turismo Carretera festejó sus 80 años a lo grande, pero el tiempo pasa volando y en solo dos décadas llegará a su cumpleaños número cien. Con la mirada puesta en ese aniversario, CORSA charló con referentes técnicos de la especialidad para vislumbrar cómo podría ser el TC centenario.

Sabido es que la actual dirigencia de la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC) es muy tradicional, como también gran parte del público de la popular categoría. Solo es suficiente con recordar lo que ocurrió a mediados de la década de 1960 cuando las cupecitas le dejaron su lugar a los autos compactos. El ejemplo de esa oposición fueron los piedrazos que recibió el Chevitú de Jorge Cupeiro. Tampoco hay que olvidar que los modelos que corren actualmente tienen casi cuatro décadas, más allá de que en la actualidad están construidos como prototipos. Y que los impulsores recién se “modernizaron” con las tapas multiválvulas hace dos años… Entonces, ¿cómo serían los autos del TC dentro de dos décadas? Veamos…

“No creo que viva ese momento; tal vez ya esté retirado. Así que no me imagino cómo podría ser un motor de TC dentro de 20 años. Eso se lo dejo más a mis hijos… Pero sí me cuesta creer que un auto de la categoría tenga un motor eléctrico. Igual veo que el mundo va camino al uso de la electricidad y el automovilismo empieza a tomar el mismo rumbo. Acá estamos muy lejos porque no hay una base para poder empezar a trabajar”, comentó Jhonny Laboritto, el motorista más exitoso de los últimos 20 años cuando La Única lo consultó sobre el futuro de los impulsores.

“Soy optimista y pienso que la categoría llegará a los 100 años. Supongo que los autos tendrán la evolución que haya en el mundo. En cuanto a los chasis y carrocerías, los coches mantendrán su aspecto, más allá de que haya un avance en la aerodinámica. No veo como una utopía que un auto de TC tenga un motor híbrido o eléctrico. El mundo cambia y nosotros no podemos estar ajenos a eso. La Fórmula 1 modificó sus motores, perdió el sonido, pero mantiene su encanto”, agregó Oscar Castellano, tricampeón en 1987/88/89 y preparador del Dodge de su hijo Jonatan. 

“Primero es muy difícil pensar qué pasará con el TC dentro de 20 años en el contexto de un automovilismo argentino que no sabe dónde corre dentro de 30 días… También me cuesta tener una perspectiva porque no sabemos qué dirigentes habrá y cuál será su filosofía. Por como es la categoría estimo que lo último que cambiarían sería el motor, más allá del camino que está tomando el automovilismo internacional. Yo no comparto el tema de las energías alternativas, me gusta más lo tradicional”, sostuvo Alberto Canapino, chasista con muchos pergaminos y que atiende el Chevrolet de su hijo Agustín.

“Pienso que estaría bueno introducir materiales compuestos para mejorar la relación peso/performance. Respecto de los motores, la gente del TC es muy tradicionalista y por eso siempre se busca lo que le gusta al público. Creo que estamos muy lejos de que la categoría analice utilizar un impulsor diferente al que tenemos hoy”, aseguró Diego Iuliano, responsable técnico de la ACTC.

Cumplir 100 años será un hito para el Turismo Carretera. Aunque por los testimonios recogidos, los matices tradicionales de la categoría no invitan a pensar que tendrá un aspecto muy diferente al actual. 

PorDarío Coronel