Turismo Carretera

04/12/2016

Silencio, habla el rey…

Tras lograr su séptimo título en el Turismo Carretera de manera sorpresiva, Guillermo Ortelli contó sus sensaciones.

“No encuentro las palabras para explicar lo que siento en este momento”. Fue la primera frase de Guillermo Ortelli tras lograr su séptimo título en el Turismo Carretera luego de ser segundo en la final de La Plata detrás de José Manuel Urcera (Chevrolet).

“Sabíamos que este fin de semana teníamos que ir por todo. No pudimos en clasificación, sí en la serie gracias a un gesto increíble de Facundo Ardusso, que no me presionó en la largada y cedió la posición para colaborar conmigo y el equipo. En la final, el JP Racing me entregó un gran auto para correr, con gran ritmo, lo mismo que el motor de Jhonny Laboritto, quien en poco tiempo preparó un gran impulsor”, aseguró el piloto del JP Racing, que había llegado como tercer a la Copa de Oro detrás de los máximos favoritos, Matías Rossi (Chevrolet) y Mariano Werner (Ford).

“También quiero agradecerle a Fabián Giustozzi por acompañarme en las 14 fechas anteriores, siento que este campeonato también es de él. Por su puesto, mis gracias a todo el Equipo JP Racing, que como siempre, sueña y suena, y cuando las cosas parecen más difíciles, parece que se agrandan y sacan fuerzas de algún lado para estar ahí, peleando bien arriba”, agregó.

Por último, Ortelli destacó: “Quiero agradecerles a esos dos viejos maravillosos que tengo en el cielo, que me dieron fuerzas y me metieron un espíritu de luchador, que con paciencia, sacrificio y trabajo las cosas llegan. También a mi familia y a los auspiciantes”.

El de Salto, que también fue campeón en 1998, 2000, 2001, 2002, 2008 y 2011, aprovechó el retraso de Rossi y Werner, que se tocaron en la última vuelta, para asegurarse su séptimo cetro y ponerse a dos de Juan Gálvez, el más ganador de la categoría.