Turismo Carretera

14/11/2016

La batalla continúa

Matías Rossi (Chevrolet) se impuso en la final del TC en Trelew y se convirtió en el nuevo líder de la Copa de Oro. Mariano Werner (Ford) fue su escolta y quedó solo a tres puntos del Misil. Los dos son los favoritos a conquistar el título que se define en La Plata.

 

Tuvieron que pasar 24 meses para que el TC vuelva a acelerar en el autódromo Mar y Valle de Trelew, pero la espera valió la pena ya que la categoría brindó un espectáculo repleto de emociones por ser la fecha previa a la definición de la Copa de Oro. Todos los candidatos a la preciada corona tuvieron su momento de protagonismo, aunque Matías Rossi fue el que más brilló en un fin de semana con muchas satisfacciones y también alguna bronca.

La Chevy asistida por el Donto Racing se adaptó tan bien a la exigente pista sureña que Rossi lideró el entrenamiento inicial y fue contundente en la primera tanda clasificatoria con un registro que nadie bajó el sábado, aunque no disfrutó demasiado de ese logro. Es que tuvo un encontronazo con Agustín Canapino a quien acusó, con la prensa como testigo, de molestarlo en su vuelta lanzada; una actitud que el Titán calificó como de “payasesca”… Lo cierto es que con los puntos sumados por la pole position Matías igualó a Mariano Werner al frente del mini torneo, paridad que se mantuvo en las primeras horas del domingo tras el triunfo de ambos en sus series (la restante quedó para José Manuel Urcera).

Rossi, que partió adelante; y Werner, que largó tercero; comenzaron la final igualados en puntos, pero el hombre de Chevrolet -de inminente paso a Ford en 2017- logró una impecable victoria que le permitió inclinar la balanza a su favor. “Tuve el mejor auto del año”, resumió Rossi, que valoró el trabajo que realizó su equipo en estos meses. “En el torneo pasado la Chevy clasificaba bien, pero se complicaba para correr. El Donto Racing trabajó y revirtió eso”, agregó el de Del Viso, que tampoco ocultó que fue un weekend especial por todo lo vivido en la previa. “Me quedé mal por lo que pasó con Canapino después de la clasificación. Hacía varios meses que no nos hablábamos, pero tuvimos un encuentro después de lo sucedido el sábado y quedó todo aclarado. Valoro su actitud de acercarse a hablar”, resaltó. Cómo habrá estado de alterado por la situación que recién logró dormirse a las 3.30 de la mañana…

Las pocas horas de descanso no afectaron a Rossi, que estuvo muy despierto en el momento más crítico de la competencia cuando se neutralizó por el abandono de Urcera (venía segundo, pero tuvo fallas en la transmisión). Eso le permitió a Werner pasar al segundo puesto y ponerse a la par de Rossi en el relanzamiento. Claro que Matías defendió la posición con uñas y dientes y se fue derecho a su cuarto triunfo del año. “El auto de seguridad me puso un poco de incertidumbre porque lo tenía a Mariano atrás. Pude aguantarlo y después le hice un poco de distancia. Más allá del triunfo también valoro el rendimiento de la Chevy en esta parte del año. Eso me hace estar muy confiado”, contó Rossi, que tiene una ínfima ventaja de tres puntos sobre Werner.

El entrerriano también tuvo sus momentos intensos. El primero de ellos fue en su serie cuando le ganó el duelo a Guillermo Ortelli, que largó en punta, pero tuvo que conformarse con ser su escolta. Y luego con esa alternativa de pasar a la punta de la carrera. “Pudimos mejorar el rendimiento del auto de la serie a la final, aunque no alcanzó para pelearle a Rossi. En el relanzamiento Matías se vino bien para mi lado y no pude tirarme en la primera curva”, explicó Mariano, que en pocos meses será papá por primera vez.

Ortelli se dio el gusto de subir al tercer escalón del podio, un resultado que lo mantiene en la pelea por el título, aunque está a 37 unidades del líder. “Será difícil por la diferencia de puntos y por el nivel de Rossi y Werner, pero hay que seguir peleando hasta que existan las chances”, admitió. También tienen posibilidades Canapino, que llegó cuarto; y Juan Marcos Angelini, que culminó 14° y aún debe el triunfo obligatorio.

Con 70,5 tantos en juego en el Roberto Mouras no se pueden hacer pronósticos, aunque todo apunta a una intensa batalla entre Rossi y Werner… Un duelo entre Chevrolet y Ford, qué más se puede pedir… 

PorDiego Durruty