Turismo Carretera

31/10/2016

Poco compromiso

Solo Matías Rossi y José Savino estuvieron en el sorteo de las gomas del TC en La Pampa. Una veintena de pilotos fueron sancionados por faltar y pagarán una multa.

Luego de las polémicas suscitadas por las gomas nuevas en las carreras de San Luis y Concepción del Uruguay, la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC) dispuso que todos los pilotos o sus concurrentes estén presentes en el sorteo de neumáticos que se hace los jueves previos a cada fecha. Aunque en la cita pampeana no hubo participación de la mayoría de los protagonistas.

Es que Matías Rossi y José Savino fueron los únicos corredores presentes en el sorteo. Otros mandaron a sus concurrentes, algo que ni siquiera hicieron 25 pilotos de los 39 participantes en Toay. Por eso la ACTC multó a los que no estuvieron con el equivalente a 200 litros de nafta (unos 4.000 pesos).

“Si bien no me gustan mucho este tipo de situaciones, estuve presente porque quiero respaldar mis opiniones con los hechos. Si tanto había reclamado por la transparencia en los sorteos, tenía que estar presente. Es algo que forma parte de mi personalidad. Hablo porque no le debo nada a nadie. No sé si otros pilotos están en la misma condición…”, disparó Rossi, el principal denunciante del caso.

El Misil alertó sobre la entrega de seis gomas nuevas a Mariano Werner, Agustín Canapino y Diego De Carlo en San Luis, cuando sólo pueden entregarse cuatro. También puso bajo sospecha la calidad de los neumáticos entregados a Guillermo Ortelli en Concepción del Uruguay, dando a entender que ese juego no había entrado en el sorteo…

“Sólo en parte me veo apoyado por mis colegas. Miren el caso de Werner. Cuando me ganó en Rafaela y lo felicité, me lo agradeció de muy buena manera y se emocionó, pero en cambio cuando fui a reclamarle porque había pedido dos gomas extras en San Luis, salió a decir que era un llorón...”, agregó el piloto de Del Viso.

El tema parece haberse terminado gracias a la intervención de Rossi, quien espera no tener que levantar otra vez la voz por estas irregularidades. ¿Será posible?

PorDarío Coronel