Argentinos en el exterior

06/02/2018

Por otra misión argentina

El planteo de Norberto Fontana para tener un equipo argentino en las 24 Horas de Daytona generó mucha expectativa en el ambiente local. ¿Qué se requiere para lograr ese objetivo?

Ante la imposibilidad concreta de que a mediano plazo haya un argentino corriendo en la Fórmula 1, la ilusión de tener compatriotas en el exterior se podría renovar con un equipo nacional que compita en una carrera de resistencia de relevancia. Hace unos días, Norberto Fontana tiró en Twitter esa idea y apuntó a formar un grupo para correr en las 24 Horas de Daytona. La repercusión fue fuerte y demuestra las ganas que tiene el ambiente de contar con una nueva Misión Argentina.

Viendo la trascendencia por el debut del español Fernando Alonso en Daytona, el arrecifeño planteó en la famosa red social: “Qué lindo sería armar un buen proyecto nacional, que sea bien argentino; con un buen auto y correr con otros tres pilotos argentinos. Soñar no cuesta nada”. Enseguida llegaron las respuestas y el apoyo de sus colegas como el caso de José María López, hoy corriendo el Mundial de Endurance para Toyota y también en la Fórmula E con la escuadra Dragon Racing (el sábado abandonó en el ePrix de Santiago de Chile que ganó el francés Jean-Eric Vergne del equipo chino Techeetah). También se engancharon técnicos y periodistas. Consultado por CORSA sobre la viabilidad del tema, Fontana calmó un poco las aguas. “Fue solo una idea... Veremos si va para delante”, dijo.

¿Pero esto sería factible en la actualidad? La Única charló con especialistas sobre cómo se puede gestar un equipo argentino para Daytona u otra carrera de resistencia de primer nivel. “El WEC y la IMSA son muy caros y tenés que competirle a equipos oficiales. Yo elegiría el mejor campeonato de GT3 que hay que es el de la Blancpain, con 40 autos en un segundo. Son cinco fechas, cuatro de tres horas y las 24 Horas de Spa-Francorchamps. En esta categoría no hay equipos oficiales, pero muchos cuentan con respaldo de las terminales como Lamborghini, Ferrari, BMW, Mercedes, Audi, Aston Martín y Bentley. Por 600.000 euros se consigue un BMW M6, a estrenar, con apoyo de fábrica y con dos buenos pilotos se puede pelear el título. Con un año allí sí podés pegar el salto a las 24 Horas de Daytona, con el mismo auto y en la Clase GTD (GT3)”, explicó Sergio Rodríguez, ex piloto y que desde hace varios años organiza la comitiva argentina a las 24 Horas de Nürburgring y a otras carreras de endurance. “El proyecto sería viable solo con pilotos argentinos y alquilando un equipo en Europa, que trabajan con sobrada calidad. En el caso de los técnicos o jefes de equipo, se puede sumar alguno, pero que esté trabajando en el exterior. Si se desempeña en la Argentina debería tener un proceso de adaptación a la forma de laburar allá”, acentuó Casiquito, quien agregó que por “120.000 a 150.000 euros, se accede a un buen equipo de GT3 para las 24 Horas de Nürburgring”.

En relación a lo apuntado por Rodríguez, Ignacio Belatti, un ingeniero argentino que desde hace un año trabaja en Europa, también brindó su opinión. “Vi los 1000 Kilómetros de TC por YouTube desde Alemania y dado lo que hizo el Pato Silva y su equipo, no hay dudas de que tenemos capacidad de sobra. Creo que las diferencias en la forma de trabajo se han ido achicando bastante. El automovilismo acá esta muy profesional, los autos son más fiables, requieren menos mantenimiento y están homologados, es decir, no se puede hacer mucho desarrollo, más que dar con una buena puesta a punto. En cuanto a los mecánicos, se necesitaría entrenarlos para cambiar gomas, frenos y reparar todo rápido, sin inconvenientes. La clave de todo es trazar las estrategias y que los pilotos las sigan a rajatabla confiando en los ingenieros”, expresó.

Otro argentino que conoce mucho el mundo de las carreras de endurance es José Manuel Balbiani, con mucha experiencia en pruebas de largo aliento en Europa y los Estados Unidos. “En el WEC y en IMSA, salvo en LMP1, GTLM o prototipos, es obligatorio uno o dos pilotos amateurs o categorizados por la FIA como Bronce o Silver. Esto no significa que no sean profesionales. Para dar un ejemplo, un excelente piloto Bronce sería Lionel Ugalde, que no tiene currículum FIA”, aclara el corredor porteño, ahora residente en Alemania. “Si las expectativas son cumplir con un papel decente en las 24 Horas de Daytona, no tiene sentido ir a prototipos o GTLM porque ahí vas contra escuadras oficiales. Sí sería interesante con un GTD (o GT3), el auto completo, muy bien negociado y con algo de ayuda del equipo, estaría en 500.000 euros. Con 200.000 más, se puede acceder a pruebas previas y quizás haciendo las 24 Horas de Austin en noviembre como entrenamiento”.

En este tema es bueno conocer el pensamiento del ingeniero Enrique Scalabroni, de gran trayectoria a nivel internacional. “Respecto a la categoría en la que se deba correr, eso lo debería definir Fontana y los otros posibles pilotos. En el WEC los costos son muy altos, pero hay otras categorías con presupuestos inferiores y muy competitivas”, comentó Scalabroni, quien fue responsable técnico de Peugeot en 1992 y 1993, años en los que el León ganó las 24 Horas de Le Mans, y también trabajó en los equipos Ferrari y Williams de F-1. “Deben tener es un auto correctamente diseñado y construido en Europa, Estados Unidos o Japón. También es importante contar con un equipo que tenga mucha experiencia”, precisó el técnico nacido en Alta Gracia, quien descartó su posible participación. “Yo no tengo el tiempo material para ser parte de un proyecto de este tipo. Además, no creo que fuese necesario ya que sería una operación totalmente de pista, o sea, llevada a cabo por pilotos argentinos y un dueño de equipo experimentado”.

El desafío está planteado, aunque es grande y necesitaría de un buen presupuesto. Pero contar con una selección de los mejores pilotos y técnicos argentinos dispuestos a hacer historia en las 24 Horas de Daytona u otra carrera importante de resistencia es algo que no tiene precio…

LOS PILOTOS DE LA GENTE

En relación a cómo estaría formado el plantel de pilotos para una nueva e hipotética Misión Argentina, CORSA le pidió opinión a sus seguidores de Facebook y Twitter. Los más votados por el público fueron: Agustín Canapino, José María López, Norberto Fontana, Matías Rossi, Juan Manuel Silva y Esteban Guerrieri. Una mezcla de experiencia, juventud y talento. Algunos velocistas, otros más pensantes. Un verdadero dream team nacional que invita a soñar. ¿Algún día se hará realidad?

PorDarío Coronel