Argentinos en el exterior

20/10/2017

El camino yanqui hacia la F.1

El caso de Baltazar Leguizamón en Estados Unidos ofrece una alternativa para llegar a la Máxima. Sus categorías promocionales, más baratas que las europeas, dan puntos para la Superlicencia.

Los tiempos cambian y el contexto internacional del automovilismo también. La premisa de que sólo Europa era la vía para llegar a la Fórmula 1, ya no es tal. A las mecas de Inglaterra, Alemania e Italia, se sumó ahora Estados Unidos. Y allí un argentino, Baltazar Leguizamón, hace su camino que tiene como objetivo la Máxima categoría. El panorama norteamericano ofrece una interesante propuesta y más barata. 

La llegada de Liberty Media a la F-1 echó por tierra un paradigma histórico. La empresa estadounidense logró que la Federación Internacional del Automóvil (FIA) homologue a las promocionales del país del norte para entregar puntos para la Superlicencia que habilita a un piloto poder correr en F-1.

El arrecifeño Leguizamón (17 años) debutó el año pasado en la Fórmula 4 US. Fue sexto en el torneo entre 18 pilotos e hizo dos podios. Esta temporada ganó en Virginia. y marcha 11° con más de 30 competidores. Su entrenador es el brasileño Bruno Junqueira (campeón F-3 Sudam., F-3000 y dos subcampeonatos en el CART) y desde su llegada a USA lo acompaña el preparador Tito Pérez, “padre” de los autos que hoy corren en la Fórmula Renault 2.0.

Baltazar corre en el equipo Miller Vinatieri Leguizamón Motorsports, donde es accionista su padre Alejandro, el ex piloto y también propietario del equipo DM Team en el Top Race. Su proyecto tiene como meta próxima la flamante Fórmula 3 Américas (motorizada por Honda), con la misma escuadra u otra más experimentada. El plan es correr dos temporadas en ésa especialidad.

La F-4 US y F-3 US al tener reglamentación FIA cuentan con autos similares a sus pares europeas. Cualquier categoría F-3 FIA otorga 30 puntos para el campeón, 10 menos que los necesarios para acceder a la Superlicencia. Los diez primeros pilotos del campeonato cosechan unidades. No obstante, tal vez, se podrían llegar a bajar los tantos que se otorgarían a partir de 2018 en la promocional norteamericana. 

La nueva F-3 Américas será presentada en Austin, Texas, en el marco del Gran Premio de F.1 el próximo fin de semana. Allí estarán los Leguizamón, Baltazar, cerrando su campeonato y su padre, como copropietario de uno de los equipos de F-4 US y ultimando detalles para el ingreso de su hijo a la división mayor. 

En tanto que los datos y realidades de las promocionales estadounidenses y europeas entregan un análisis interesante en lo deportivo y económico. La F-4 US tiene un parque promedio de 35 autos y un costo por temporada de 250 mil dólares, con pruebas incluidas. La F-4 Italiana, donde corre el chaqueño Giorgio Carrara, cuenta con 20 pilotos permanentes y un presupuesto anual de 410 mil dólares. En cuanto a la próxima F-3 Américas, que tendría un parque de unos 40 vehículos, se puede correr por 400 mil dólares. La F-3 Europea, con 18 corredores en todas sus fechas, supera el millón de dólares, unos 350 mil dólares más que la GP3.  

El panorama cambió. Europa ahora tiene un fuerte competidor para llegar a la Máxima. Estados Unidos no solo maneja la IndyCar e irrumpe en un mercado que hace décadas era impensado. Allí está Baltazar Leguizamón, que buscará en dos años lograr el objetivo de la Superlicencia. En el medio su padre Alejandro también deberá trabajar mucho para sumar patrocinantes y poder alcanzar el objetivo final: la Fórmula 1.   

PorDarío Coronel