Argentinos en el exterior

08/08/2017

Poppy mereció mucho más

Hace 35 años Oscar Rubén Larrauri lograba el título de Fórmula 3 Europea de forma anticipada. Pero no pudo saltar al año siguiente a la Fórmula 1.

“Que pase el que sigue”, le dijo Carlos Alberto Reutemann a CORSA a los pocos días  de su retiro. Con ello las esperanzas argentinas en la Fórmula 1 estaban puestas en Oscar Rubén Larrauri. El piloto santafesino brilló en 1982 y un día como hoy, hace 35 años, se coronaba de forma anticipada en la Fórmula 3 Europea. Pero más allá de su mérito, la falta de presupuesto le impidió correr al corto plazo en la Máxima.

El 8 de agosto de 1982, en el circuito sueco de Knutstorp, Poppy se aseguraba con su Euroracing-Alfa Romeo la corona en la fecha 12 de 15. El de Granadero Baigorria llevaba una temporada notable en la que había vencido en siete oportunidades: Mugello, Nürburgring, Zolder, Monza, Zandvoort, Pergusa y Knutstorp. También hizo podios en Donington, Magny-Cours, Zeltweg, La Chatre y Nogaró. 

Con casi 28 años, Larrauri (19/08/1954) era el elegido, quien tomaría la posta de Lole. Sin embargo no pudo correr en 1983 en la Máxima por no reunir el presupuesto. El delicado contexto político/económico de nuestro país le impidió lograr apoyo. Hacía menos de dos meses que había finalizado la Guerra de Malvinas y en la Argentina la crisis local se acrecentaba a pesar de comenzar con la transición para la vuelta de la Democracia.

“Durante la guerra era complicado ser argentino. La mayoría de los equipos de F-1 siempre tuvieron sus bases en Inglaterra. Mi problema real era el tema económico que se agravó por lo de Malvinas. Necesitaba de 300.000 dólares para correr en Ligier en 1983. En Europa era imposible. Vine a la Argentina, me reuní con todo el mundo, pero la situación del país era muy delicada ya que era el comienzo de la transición entre el  gobierno militar y la vuelta de la Democracia. Había temas muchos más importantes que resolver”, le contó Poppy a La Única hace unos años.

“Siendo consciente del contexto, por aquél entonces me focalicé en negociar con equipos que no fueran ingleses. Hubo un interés de ATS en un principio, pero la otra gran chance que no prosperó fue con Ferrari, donde podría haber tenido lugar como piloto de pruebas. Esto fue después de la muerte de Gilles Villeneuve y llegué a reunirme con Enzo Ferrari de la mano de José Froilán González. Pero la falta de apoyo económico también frustró esa posibilidad. Igual estoy conforme ya que hice todo lo que pude en ese momento”, agregó el santafesino.

Como referencia de lo importante que era la vieja F-3 Europea, todos los campeones durante su existencia entre 1975 y 1984 (N. de la R: se reflotó en 2012), llegaron a la F-1. Entre ellos Alain Prost, Riccardo Patrese, Jan Lammers y Michele Alboreto. Poppy debió esperar hasta 1988, cuando el suizo Walter Brun se dio el gusto de su vida y puso su equipo, el Eurobrun, en la Máxima, pero con un auto nada competitivo. El santafesino había corrido en su estructura en los Sport Prototipos.

Como muchos compatriotas, la falta de presupuesto truncó la llegada de Oscar Rubén Larrauri a la F-1 en su mejor momento. Un gran talento que lo demostró con éxitos en la pista. Esa gran ilusión que se generó en el país con su título de Fórmula 3 Europea, no fue recompensado como debía. Poppy lo merecía en ese momento y qué lástima que no se pudo dar.

PorDarío Coronel