Argentinos en el exterior

16/11/2016

Mentalidad ganadora

Marcos Siebert confesó que ya en la primera carrera del año de la Fórmula 4 Italiana sabía que ganaría el título. Ahora el marplatense busca apoyo para competir en la GP3 Series.

La consagración de Marcos Siebert en la Fórmula 4 Italiana fue, sin dudas, una de las mejores noticias del 2016. Es que el marplatense, de 20 años, conquistó la corona en una de las divisiones más competitivas de Europa y hasta le ganó al alemán Mick Schumacher, hijo de Michael Schumacher. 

Siebert logró el cetro con un auto de la escudería suiza Jenzer Motorsport, que apostó a su talento aportando buena parte del presupuesto que era necesario para hacerle frente a la temporada. Marcos retribuyó esa confianza con mucho profesionalismo y una mentalidad ganadora que se notó en con sus cuatro triunfos y otros cinco podios. “Estar bien mentalizado te puede dar hasta dos décimas de ventaja sobre tus rivales. Desde el primer día en que me subí al auto sentí que iba a ser campeón por eso cada vez que corría me decía: ‘los voy a pasar por arriba’. Cuando corrés, la cabeza es muy importante”, explica el joven monarca.

Marcos se define como un piloto agresivo, al punto que su equipo le tuvo que pedir que se tranquilizara en la fecha decisiva en Monza. “Me pedían que bajara un cambio porque nos veníamos rozando con Schumacher a 200 km/h”. 

Justamente, el rival al que ganó hace que su logro tenga aún más peso. “Si el hijo de Michael Schumacher eligió correr en la Fórmula 4 Italiana significa que es una de las mejores categorías promocionales del mundo. Por eso lo que hizo Marcos es para destacar”, explica Luciano Crespi, el ex piloto que oficia de manager del marplatense. “Schumacher corrió con el Prema Powerteam, el equipo más poderoso de la categoría. Es decir que Mick tenía la ventaja de contar con toda la adquisición de datos de temporadas anteriores de pilotos que habían ganado campeonatos. Para contrarrestar eso Marcos tuvo que esforzarse muchísimo”, agrega Crespi.

Con la corona en su poder, Siebert ya está centrado en 2017 y en correr en la GP3 Series, una de las divisiones teloneras de la Fórmula 1. Por lo pronto ya tiene confirmada su participación en los tests que se realizarán en unas semanas en Abu Dhabi. Luego debe tratar de ganar otra carrera: la de conseguir el presupuesto que le permita hacer la temporada en condiciones de hacer experiencia y buscar algún buen resultado. 

“La GP3 comparte los circuitos con la F-1, que es mi gran objetivo. Hay que conseguir buenos resultados para captar la atención de los equipos ya que se demostró que esta categoría sirve de trampolín para los pilotos”, analiza Marcos, que obviamente saldrá a correr con la mentalidad que le permitió ganar su reciente título: pasar a todos por arriba.

PorDiego Durruty