Argentinos en el exterior

31/10/2016

Domingo de gloria

Marcos Siebert tuvo un brillante año en la Fórmula 4 Italiana que coronó con el título. Para 2017 aspira a correr en la GP3 Series.

El gran trabajo realizado por Marcos Siebert en la Fórmula 4 Italiana este año tuvo la mejor recompensa: el título de la categoría promocional. El piloto del Jenzer Motorsport, animador del campeonato desde el mismo inicio, llegó a la consagración en la última fecha del calendario que se disputó en Monza y tras batir al alemán Mick Schumacher (Prema Powerteam), el hijo de Michael Schumacher.

El marplatense encaró el weekend con 19 puntos de ventaja sobre Schumacher Jr., una diferencia escasa teniendo en cuenta que hubo 63 unidades en juego en la mítica pista italiana en la que se disputaron tres competencias.

La primera prueba fue intensa ya que ambos lucharon por el triunfo. Ganó el alemán, aunque el argentino terminó segundo tras partir undécimo. En la segunda carrera las cosas fueron mejor para Marcos, quien resultó quinto luego de largar octavo. Mick terminó 27º, tras dañar la parte delantera de su auto, y con ese resultado no pudo evitar la celebración del argentino.

“Es difícil de creer lo que se logró. Es una sensación única salir campeón en un circuito como el de Monza donde Juan Manuel Fangio ganó en el campeonato de la Fórmula 1 en 1955 con el número 18, como el que tengo yo. Este es el fruto del gran trabajo realizado junto al equipo”, explicó Siebert, quien durante la temporada logró cuatro victorias y subió nueve veces al podio. En la última prueba, el argentino abandonó tras un toque cuando venía tercero.

Con el objetivo cumplido, Siebert piensa en el 2017. La intención es correr en la GP3 Series con el Jenzer Motorsport, aunque para eso necesita el respaldo de las empresas argentinas para completar el presupuesto. Ojalá tenga la ayuda que se merece.

PorDiego Durruty