Argentinos en el exterior

11/04/2016

Bebu Girolami se enojó con su equipo

Néstor Girolami sufrió varios problemas en su auto durante su presentación en la segunda fecha del Stockcar Brasileño en Velopark. ''Hay que ajustar varias cosas y hacer una autocrítica bien fuerte'', dijo.

La presentación en la segunda fecha del Stockcar Brasileño en Velopark le dejó un gusto amargo al cordobés Néstor Girolami, quien tuvo varios inconvenientes en el Puegeot 408 del Eisenbahn Racing Team.

Luego de quedarse sin clasificar el sábado porque el equipo no hizo a tiempo en cambiar el motor dañado en entrenamientos, el de Isla Verde terminó 21º en la primera carrera, pese a que corrió buena parte de la prueba con el tablero suelto que le complicaba la visibilidad, y 15º en la segunda…

“Hay que ajustar varias cosas y hacer una autocrítica bien fuerte después de esta carrera. Ya van dos fechas que no podemos sumar puntos y eso es preocupante porque el auto se hizo completamente nuevo y hay cosas de armado que están fallando. Habrá que sentarse en el taller y hacer algún tipo de cambio porque estas cosas nos pueden complicar mucho en función del proyecto y el desarrollo del auto”, afirmó Girolami.

“Lo que pasó en la primera carrera es algo insólito. El panel que cubre el torpedo del auto se levantó a causa de no tener una arandela suficientemente grande para sostenerlo. Se agrandó el orificio y pasó el plástico para arriba tapándome totalmente la visión. Seguí derecho al final de la recta y con lo poco que veía y a baja velocidad fui a boxes. Después volví a la pista, pero sin chances de nada. El auto, cuando no se para, anda bien. Así que hay que trabajar en que la mano de obra sea mejor”, agregó.

“En la segunda carrera yo estaba en una condición ventajosa porque me había guardado todos los Push to Pass y pude avanzar. Igualmente tuve muchos problemas de accidentes delante mío, que por esquivar me costaron perder cuatro o cinco posiciones en ambos casos. En todos los líos perdí al menos 8 puestos y eso nos costó caro porque tampoco pudimos sumar puntos en la segunda. Pero bueno, el fin de semana estaba perdido desde el sábado cuando no se pudo cambiar a tiempo el motor. Son errores que no pueden pasar porque estamos para pelear por un campeonato y los puntos perdidos duelen mucho”, culminó.

La revancha de Girolami, campeón en 2014 y 2015 del Súper TC2000 como piloto del equipo oficial Peugeot, llegará el 22 de mayo en Goiania.