Indy Car

09/05/2012

Otra pálida para Lotus

El equipo Dragon Racing de IndyCar demandó al fabricante inglés de motores por no respetar el contrato que los unía.

Hace dos semanas recibió su primer golpe en los Estados Unidos, cuando dos de los equipos que utilizaban motores Lotus, el Dreyer & Reinbold y el Bryan Herta Autosport decidieron dar por terminada la alianza con la proveedora británica. Ahora, se suma la tercera de las escuadras, Dragon Racing, que decide dejar de contar con sus servicios.

Los tres equipos trabajan en cerrar nuevos acuerdos con otros fabricantes de impulsores, teniendo en cuenta la proximidad del gran espectáculo de la categoría, las 500 Millas de Indianápolis. La única estructura que ahora cuenta con motorización de Lotus es HVM, con la piloto Simona de Silvestro.
El equipo encabezado por Jay Penske, representado en las pistas por Sebastian Bourdais y Katherine Legge, presentó una demanda contra Lotus cercana a los 5 millones de dólares por reiterados incumplimientos del contrato entre las partes y devolvió todo el equipamiento provisto por la compañía.
El texto describe que Lotus no entregó dos chasis en forma gratuita como una de las cláusulas del contrato, obligando a Penske a adquirirlos por su cuenta y además acusa el retraso en la entrega de los motores a menos que el equipo enviara pagos adicionales, a pesar de que la fábrica estuviera en deuda con ellos.
También Dragon Racing reclama que Lotus no hizo público que una reorganización de la división relacionada con la compañía durante el invierno, que evitó que enfrentara las obligaciones financieras del acuerdo y además deslizó falsos términos contra el equipo en un intento de cubrir sus problemas. Frente a estas acusaciones, Lotus aún no ha hecho su descargo.