Indy Car

26/02/2011

¡Viva Las Vegas!

La categoría estadounidense confirmó que cerrará su temporada 2011 en el óvalo de Las Vegas. Habrá un premio en efectivo de cinco millones de dólares para el piloto no regular que se quede con la victoria.


Desde hace muchos años las dos principales categorías del automovilismo estadounidense, el NASCAR y la IndyCar, mantienen una intensa lucha por lograr el reinado en la tierra del Tío Sam. Si bien son dos especialidades muy distintas, la idea de captar la mayor atención del público y el interés de grandes patrocinadores lleva a que ambas traten de innovar constantemente.

El último golpe lo dio la división de monopostos, que confirmó que para su última carrera del calendario en el veloz óvalo de Las Vegas habrá un premio en efectivo de cinco millones de dólares para el piloto no regular que se quede con la victoria.

La particular prueba se celebrará el 16 de octubre, justamente cuando hay un paréntesis en el calendario del NASCAR Sprint Cup por lo que se supone que varias de sus estrellas competirán por los cinco palitos…

El torneo 2011 de la IndyCar, que será el último con el actual reglamento técnico, comenzará el 27 de marzo en el callejero de St. Petersburg. De sus 18 competencias, nueve serán en óvalos, seis en pistas urbanas y las otras tres en escenarios tradicionales.

Las 500 Millas de Indianápolis, el evento más importante de la serie, será la cuarta fecha del campeonato y se disputará el 29 de mayo. Será la centésima edición de este clásico del automovilismo yanqui.