Indy Car

03/10/2010

¡Dale campeón!

Dario Franchitti retuvo el título de la IndyCar. Fue octavo en Homestead, donde ganó Scott Dixon, pero aprovechó el abandono de Will Power para ganarle el campeonato por cinco puntos.

Tras la consagración, Dario Franchitti recibió otro premio: el beso de su esposa, la actriz Ashley Judd.

El escocés Darío Franchitti (Ganassi) logró su segundo título consecutivo –y el tercero en cuatro años- en la categoría estadounidense IndyCar tras aprovechar el abandono del australiano Will Power (Penske), quien había llegado a esta prueba como líder, en la última fecha del certamen en Homestead.

El neozelandés Scott Dixon, compañero de Franchitti, ganó carrera de 200 vueltas en el óvalo de Miami, seguido de la estadounidense Danica Patrick y el brasileño Tony Kanaan, ambos del Andretti Autosport.

Franchitti, en tanto, cruzó la línea de meta en el octavo puesto y eso le permitió conseguir la corona con cinco puntos de ventaja sobre Power.

Campeón de las 500 millas de Indianápolis este año, el escocés ganó su tercera corona en los últimos cuatro años, perdiéndose sólo la temporada de 2008 cuando compitió en el NASCAR. Además, es el primer piloto en repetir el título dos años seguidos desde que el estadounidense Sam Hornish lo hiciera en 2001 y 2002.

Power había liderado la clasificación del torneo dominando todos los circuitos permanentes, pero sin poder ir más allá de un tercer puesto en los óvalos. A esta prueba había llegado con 12 puntos de ventaja sobre Franchitti, pero abandonó cuando restaban 57 vueltas.