Indy Car

06/06/2010

Briscoe dejó con las ganas a Danica

Ryan Briscoe (Penske) se impuso en la carrera de la IndyCar en Texas el sábado por la noche. Sobre el final le arrebató el liderazgo a Danica Patrick, que se tuvo que conformar con el segundo escalón del podio.

El australiano Ryan Briscoe (Penske) se quedó con el triunfo en la Firestone 550, octava fecha de la categoría estadounidense IndyCar que se efectuó anoche en el óvalo de Texas, después de un gran duelo final con la estadounidense Danica Patrick (Andretti Autosport).

Briscoe, que largó desde la pole y recuperó la punta en las ultimas vueltas tras perderla ante Danica Patrick, logró de esta manera su primera victoria de la temporada y se tomó revancha de lo ocurrido el año pasado.

En aquella oportunidad el aussie lideró 160 vueltas y tenía una ventaja de casi 10 segundos antes de que dos banderas de advertencias le permitieron al resto del pelotón acercársele. En el último relanzamiento su compañero, el brasileño Helio Castroneves, se hizo del liderato y se quedó con el triunfo.

Briscoe superó por 1,463 segundos a Patrick, cuya actuación del sábado es la mejor de la temporada tras el sexto lugar que obtuvo en las 500 millas de Indianápolis. El estadounidense Marco Andretti, con el otro auto del equipo de su padre Michael, quedó tercero.

El escocés Dario Franchitti (Ganassi), ganador de la última edición de la Indy 500, terminó en el quinto lugar y con este resultado se convirtió en el nuevo puntero del campeonato. Tiene tres puntos de ventaja sobre el australiano Will Power (Penske), que en Texas llegó 14º a una vuelta del vencedor.