Indy Car

13/03/2010

La alegría no es brasileña

La pista urbana de Sao Paulo, donde la categoría estadounidense IndyCar inicia su temporada 2010, le dio varios dolores de cabeza a los pilotos. Se quejaron y pospusieron la clasificación para mañana.

Testimonio de los trabajos que se están realizando en la pista de Sao Paulo. (@grandepremio)

Lo que parecía una fiesta de la categoría IndyCar en la ciudad brasileña de Sao Paulo, se transformó en una auténtica pesadilla. Es que el circuito callejero, donde la división yankee inicia su torneo 2010, tiene una pista demasiado resbaladiza y eso provocó la airada protesta de los pilotos. Tal revuelo se produjo tras los entrenamientos de hoy que se decidió posponer la clasificación para el domingo a la mañana.

El que alzó la voz en representación de sus compañeros fue, nada más y nada menos, que el brasileño Tony Kanaan. "La responsabilidad es de Tony Cochman, quien diseñó el recorrido. Los organizadores no tienen nada que ver. Es imposible construir una pista en cuatro meses. Hay tres o cuatro saltos que son muy grandes, pero el problema más grande está en la recta de sambódromo. No tiene adherencia", apuntó.

En el sector que critica Kanaan, de unos 600 metros, se pegaron en los entrenamientos la brasileña Bia Figueiredo, la venezolana Milka Duno y el australiano Ryan Briscoe.

Tras las quejas, la IndyCar decidió poner en practica una solución de emergencia: crear canaletas en el asfalto para facilitar la adherencia de los autos. En cuanto a las ondulaciones, se tratará de disminuirlas lo más posible. Todos estos trabajos tienen que estar listos antes de las 8 de la mañana, cuando se realice un entrenamiento para comprobar el estado del trazado.