Indy Car

10/02/2010

Los autos del futuro

Los popes de la categoría estadounidense IndyCar quieren renovar los chasis para 2012. Dallara, Lola y Swift Engineering ya presentaron sus revolucionarios bocetos.

Remozar la categoría es el objetivo que tienen los responsables de la IndyCar para 2012. Y no sólo se trata de cambiarle la cara a los autos para darles una imagen más moderna, sino también conseguir bajar los costos, objetivo primario en buena parte del deporte motor.

En post de un cambio radial, los popes de la serie estadounidense decidieron dejar de utilizar los chasis Dallara fabricados en 2003. Para eso abrieron una “licitación” para evaluar las propuestas que reciben. Las condiciones a seguir son bien claras: el auto tiene que ser seguro, debe ser útil para utilizarlo tanto en óvalos como en circuitos callejeros, permitir los adelantamientos, tener una forma moderna, costo de mantenimiento bajo, fabricado en Estados Unidos y, claro está, contar con un buen espacio para los auspiciantes (nada de coches “flaquitos”).

Dallara (actual proveedor), Lola, Swift Engineering y DeltaWing son los interesados en entregar los chasis. La marca italiana fue la primera en presentar sus bocetos y prometió que si son los elegidos construirán una fábrica en Indianápolis para que los chasis sean “made in USA”. El coche de Dallara es más ligero, eficiente, con menor fricción y más carga aerodinámica y requiere menor potencia para alcanzar el rendimiento del actual, con menor consumo de combustible. Además, el costo de mantenimiento es 55% más barato que los actuales, según informaron desde la empresa que cuenta con un punto a favor: lleva 12 años de sociedad con la categoría.

Swift Engineering, actual proveedor de chasis de la Fórmula Nippon (en la que alguna vez corrió Norberto Fontana), presentó un diseño absolutamente innovador y futurista. Mientras que Lola, empresa que ganó tres veces las 500 Millas de Indianápolis (Graham Hill en 1966; Al Unser Sr. en 1978; y Arie Luyendyk en 1990) , también presentó su diseño, aunque no publicó ninguna imagen. La propuesta de Lola es la seguridad, la eficiencia, la adaptabilidad del motor y en la reducción de peso (sería de poco más de 625 kilos contra los casi 700 de hoy). Además, sus ingenieros trabajaron para lograr autos que provoquen una gran cantidad de adelantamientos.

Resta conocer el diseño de DeltaWing, tal vez la que cuenta con más chances de ser la elegida ya que tiene la participación de los equipos. Pero no solo se cambiarán los autos. También variarán los motores. Los actuales impulsores V8 de tres litros que entrega Honda serán modificados por otros de cuatro cilindros y dos litros con turbo. Fiat, Volkswagen y Porsche ya mostraron interés.

Sin dudas, el 2012 será un año de grandes cambios en la categoría estadounidense.

PorAlejo Iriart