Indy Car

01/09/2014

Consagración definitiva

El australiano Will Power conquistó por primera vez el título de la categoría estadounidense IndyCar.

Los últimos cinco años fueron de grandes satisfacciones para el australiano Will Power en la categoría estadounidense IndyCar. Se consolidó como uno de sus animadores luego de los tres subcampeonatos consecutivos entre 2010 y 2012; y tras el “traspié” de del año pasado con el cuarto lugar, esta temporada se reivindicó nada menos que con el título. Así retribuyó la confianza de Roger Penske, quien lo reclutó para su histórica escudería en 2009.

La regularidad fue la base del éxito para Power, quien logró tres victorias (San Petersburgo, Detroit y Wisconsin). Sobre todo si se lo compara con sus dos más grandes rivales: el brasileño Helio Castroneves, quien además es su compañero; y el neocelandés Scott Dixon (Ganassi). Por eso llegó con tranquilidad a la fecha final en Fontana y le alcanzó un noveno lugar para lograr la corona con 62 unidades de ventaja sobre Castroneves y 67 sobre Dixon.

“Es difícil expresar lo que significa este campeonato para mí. Tengo a mucha gente que agradecer, especialmente aquella que está en Australia y que me ayudó durante tantos años”, explicó Power, quien es el primer piloto de su país que lograr un título de tanta importancia desde la consagración de Alan Jones como campeón de la F.1 en 1980.