MotoGP

08/05/2019

“El rendimiento de Zarco es inaceptable”

Lo dijo el CEO de KTM, tras las primeras carreras del francés con la marca. “No está bien psicológicamente”, agregó con dureza.

Uno de los movimientos más resonantes del mercado de pases de MotoGP para esta temporada fue el traspaso de Johann Zarco al equipo oficial KTM. El francés, mejor “rookie” en 2017 y el más destacado de los pilotos “privados” en 2018 (en ambos torneos terminó 6°), selló su salida del conjunto satélite de Yamaha Tech 3 y arregló con la casa austríaca por un lapso de dos años, en los que compite por primera vez con una escuadra oficial.

Sin embargo, sus primeras actuaciones al mando de la RC16 distaron de ser las esperadas. Siempre lejos del “Top 10”, en clasificación obtuvo un 18° lugar (sobre 24) como mejor resultado (Argentina y España), mientras que en carrera apenas terminó 13° en Austin. Sumado al 15° puesto obtenido en Qatar y en Termas de Río Hondo, y el 14° en Jerez, Zarco acumuló apenas siete unidades, por lo que se ubica 18° en el campeonato. Para peor, está a 14 puntos de Pol Espargaró (11°), su compañero de equipo, e inclusive suma lo mismo que Miguel Oliveira, piloto del Tech 3, que desde este torneo es el equipo satélite de KTM.

Su peor comienzo de temporada en la categoría reina de las dos ruedas no pasó desapercibido por el CEO de KTM, Stefan Pierer, quien lo criticó duramente: “Su rendimiento es sencillamente inaceptable y decepcionante, no ha estado a la altura”, aseguró sin pelos en la lengua quien lidera la escuadra a la cual Zarco defenderá (a menos que haya una rescisión del contrato) como mínimo hasta el año próximo.

En consonancia con lo expresado, Pierer no solo no buscó excusar al galo de sus inconvenientes con, por ejemplo, la adaptación a la moto, sino que le echó toda la responsabilidad, al señalar que “tiene problemas psicológicos”. “Hace poco se desvinculó de su agente de toda la vida, el que lo llevó hasta donde está ahora, y las personas que lo rodean le hacen más difícil todo”, agregó.

“A este nivel de competición, el último paso siempre es mental. Por otro lado, tiene que aceptar que nuestra moto no es una Yamaha”, continuó el mandamás de la marca, antes de reconocer que “voy a presionarlo hasta que ofrezca el nivel que creemos le corresponde”. Duro.