MotoGP

08/05/2018

“La MotoE es muy divertida”

Sebastián Porto probó la moto eléctrica que será parte de una clase del Mundial de Motociclismo en 2019. El futuro ya llegó a las dos ruedas.

El deporte motor a combustión será historia en unos pocos años. Así lo demuestran la gran cantidad de categorías eléctricas que surgieron en este último tiempo. Y el Mundial de Motociclismo, como es de suponer, no se queda atrás con esa tendencia. En oportunidad del Gran Premio de la Argentina de MotoGP, que se realizó en el Circuito Internacional de Termas de Río Hondo, se pudo ver en acción al primer prototipo de lo que será la MotoE, una clase con de motocicletas eléctricas que se sumará al campeonato en 2019 y que solo estará presente en algunas carreras europeas.

”Es algo nuevo y recién comenzamos. Pero con seguridad será el futuro del motociclismo y por eso lo acompañamos. Tenemos las mejores expectativas”, le dijo a CORSA Carmelo Ezpeleta, CEO de Dorna, la firma española que tiene a cargo el certamen ecuménico y que también promocionará a la “Copa del Mundo de Motos Eléctricas”. Tendrá a siete equipos privados de la categoría reina, dos del Moto2 y Moto3 y un total de 18 pilotos. En tanto que Michelin le proveerá sus gomas.

La llamada Ego Corsa fue desarrollada por la empresa italiana Enel como “la primera moto eléctrica de alto rendimiento”. Se gestó en base a su modelo de calle Enérgica Ego. La versión de carrera ya giró en Qatar con el neozelandés Simon Crafar. Mientras que en el autódromo santiagueño el responsable de ponerla en la pista fue el ex piloto Sebastián Porto (39), subcampeón mundial de 250 cm3 en 2004. El rafaelino, que regentea su propio equipo de Superbike en el Campeonato Argentino de Velocidad, quedó gratamente sorprendido con su performance.

-¿Cómo fue la experiencia de conducir la MotoE?
-Muy buena, mejor de lo que me imaginaba. Esperaba encontrarme con algo más raro, más complicado, pero me llevé una grata sorpresa. Gira y frena sin problemas. Es fácil de manejar. Tiene una potencia lógica, un buen torque y una buena aceleración. Igual creo que tiene cosas para mejorar, como por ejemplo el ruido; en especial para los pilotos y la gente ya que carece del sonido de un motor a combustión. Pero en líneas generales la moto está bien.

-¿A qué velocidad final llegaste y cuál es su peso?
-Al final de la recta larga alcancé unos 245 km/h (NdR: el MotoGP llegó a 330 km/h). Y su peso es de 280 kilos. Es decir que es más pesada que una MotoGP que pesa 150 kilos. El volumen extra no se siente tanto porque lo tiene abajo y por eso la movilidad es buena. Igual, con seguridad, su peso se irá bajando a medida que la moto se desarrolle.

-¿Cuál es su potencia?
-Unos 140 caballos, con un buen torque y aceleración ya que de 0 a 100 km/h acelera en solo tres segundos. Tal vez le falta un poco en alta, pero va bien. De todas formas este es un primer prototipo y a medida que se vaya desarrollando supongo que se aumentará la potencia, aceleración e insisto, se bajará su peso. Para ser una base es muy competitiva.

“La gente deberá acostumbrarse a esto”, dice Porto.

“La gente deberá acostumbrarse a esto”, dice Porto.

-¿Hiciste una preparación física especial considerando su mayor peso?
-En lo físico me preparé de la misma manera que siempre y le agregué unos kilómetros sobre una Superbike del Campeonato Argentino. Al fin de cuentas es una moto...

-¿Estás de acuerdo con que el motociclismo también siga este camino?
-Sí, es un cambio de generación, una alternativa, algo diferente. Por el momento no se va a cambiar nada de lo que está; se trata de una nueva tecnología... No se va a reemplazar el MotoGP. Es una nueva categoría que la acompañará y que con el correr de los años tomará más impulso. Es algo que se anexa el año que viene y será interesante porque habrá unas cinco carreras a en Europa y con una competición en el marco del Mundial. Las carreras serán cortas porque no se cree que las baterías duren mucho. La gente deberá acostumbrarse a esto como pasa con la Fórmula E.

-¿Lo disfrutaste como una moto a combustión?
-Es algo diferente. Pero más allá del peso, aceleración y movilidad, la MotoE es divertida para manejar. Pienso que cuando se llegue al pico de desarrollo y esté en competición, será como cualquier moto de carrera y al piloto le va a gustar porque velocidad va a tener. Le veo futuro y poco a poco se irá introduciendo en un ambiente donde todavía se huele a nafta y hay sonido en los motores. Incluso pienso que con el correr del tiempo la gente la terminará aceptando.

PorDarío Coronel