MotoGP

03/07/2017

“Con el chasis anterior habría sido un desastre”

Valentino Rossi aseguró que su 5° lugar en Sachsenring no podría haber sido posible si competían con la moto utilizada en las primeras siete fechas del Mundial.

Si habría que elegir una palabra para denominar a esta primera mitad de la temporada de MotoGP y al rendimiento de sus pilotos, esa sería “irregular”. El pasar de alcanzar la victoria a ni siquiera luchar por ella ha sido una constante para varios de los protagonistas en las nueves carreras disputadas hasta el momento.

El último que ha pasado por ello fue Valentino Rossi. El italiano, vencedor en Assen hace poco más de una semana, finalizó 5° en Sachsenring, donde presenció, a unos lejanos 14 segundos, como Marc Márquez (Honda) se hacía con el triunfo y a su vez con el liderazgo del campeonato.

“No podemos estar contentos con un 5° lugar”, reconoció Il Dottore, quién partió desde 9°. El retrasado puesto de salida le costó, en sus propias palabras, el "no poder luchar con Pedrosa” por el último lugar del podio.

A pesar de terminar por detrás de su compañero de equipo, Maverick Viñales (“No me gustó no haber podido superarlo”), reconoció que pensando en el Mundial los puntos recogidos tienen su valor. “Son importantes, con ello estoy satisfecho”.

Según Rossi, la clave para que el resultado no haya sido peor radicó en el cambio de chasis realizado por el equipo tras las pruebas de Barcelona, anteriores a su triunfo en Holanda: “Con aquella moto, esta carrera habría sido un desastre, como lo fueron Jerez o Cataluña”. En cambio, “en las últimas dos carreras hemos tenido una importante evolución”, lo que le permitió, al finalizar la primera mitad del calendario, quedar 4° en la tabla anual, a solo 10 unidades de Márquez.

“Estoy contento porque gané y estoy cerca del primero”, aseguró al analizar lo hecho en la temporada. “Todos tuvimos muchas dudas y fuimos irregulares”, añadió, antes de admitir que la diferencia con el actual campeón del mundo radica en que “las veces que estuvo retrasado no lo pasó tan mal como nosotros, supo limitar los daños. Además, ganó donde debía ganar”.

La exigencia alemana fue la última antes del receso por el verano europeo. El Gran Premio de República Checa, a disputarse el primer fin de semana de agosto, marcará el retorno a la actividad de la apasionante temporada del MotoGP.

 

Foto: Yamaha MotoGP