MotoGP

16/05/2017

A seguir la racha

Marc Márquez y Dani Pedrosa se preparan para lo que será la quinta fecha del año en Le Mans, el próximo fin de semana.

En apenas diez unidades están encerrados los cuatro primeros del MotoGP, tras un inicio de temporada por demás disputado. La supremacía impuesta por Maverick Viñales  (Yamaha) tanto en la pretemporada como en las dos primeras citas del año (ganó en Qatar y la Argentina), se vio opacada por la aparición de Honda, que de la mano de Marc Márquez (en EEUU) y Dani Pedrosa (España) comenzó a plantearle lucha. A ello hay que sumarle nada menos que al líder, Valentino Rossi (Yamaha), que gracias a su regular andar (el único de los cuatro en lograr 3 podios) se ubica con 62 unidades en lo más alto.  

Márquez, que tras el peor comienzo de su historia en MotoGP (4° en Losail y abandono en nuestro país) hilvanó dos podios (victoria en Austin y 2° en Jerez), llega a Le Mans en el tercer lugar del torneo, con 58 puntos. Solo 4 lo separan de Il Dottore y 2 de Viñales, mientras que supera por 6 a Pedrosa.

“Este año es complicado hacer predicciones. Es muy difícil saber quién va a ganar”, aclaró el tricampeón del mundo, que sabe que “sólo tenemos que seguir por el camino de las últimas carreras, trabajando duro y con la mentalidad correcta”.

Sobre la cita francesa, a disputarse el próximo fin de semana en el circuito Bugatti (de 4.185 metros), manifestó que cuenta con un trazado “particular y diferente al de muchas pistas del campeonato. Es muy estrecha y corta, con muchas curvas lentas”. Además, destacó la principal novedad con la que se encontrarán el viernes por la mañana: “El asfalto es nuevo, por lo que el agarre debería ser mejor. Sin dudas, será positivo tanto para nosotros como para los espectadores, que verán más espectáculo”.

Por su parte, Pedrosa (que también viene de lograr dos subidas al estrado consecutivas) señaló al factor climático como una de las cualidades que siempre se destaca en cada visita al escenario francés: “Suele ser muy cambiante, lo que hace difícil encontrar en las prácticas el ritmo para la carrera”.

El vencedor de la última competencia señaló que el rendimiento de la moto deberá basarse en “una buena aceleración y un buen frenado”, para lograr durante todo el fin de semana la consistencia que le permita volver a luchar por la victoria.

De esta manera, Honda buscará continuar con la seguidilla de triunfos que puso a sus pilotos a tiro del Campeonato. No será para nada fácil, ya que no gana en Le Mans desde 2014, cuando triunfó Márquez.