MotoGP

20/04/2017

“Quiero aportar alegría al equipo”

Pol Espargaró analiza su presente en el Red Bull KTM Factory Racing de MotoGP.

A los dos años el pequeño Pol Espargaró se subió a una moto por primera vez. Obviamente, se trataba de una pequeña moto de juguete. Sin embargo, con el paso del tiempo las motocicletas se convirtieron en parte de la vida de este catalán nacido el 10 de junio de 1991. A los seis Pol corrió su primera carrera y a los nueve logró su primer título. Fue sumando victorias y campeonatos a su campaña y así llegó al Mundial de Motociclismo.

Las cualidades que mostró en sus tres temporadas en el MotoGP (terminó siempre en el Top 10 del torneo) le permitieron ganarse un lugar en el flamante Red Bull KTM Factory Racing, equipo que debutó este año en la clase reina de la especialidad. “Es una sensación extraña ser parte el equipo KTM. En otros equipos uno se siente como parte de una familia pequeña. Pero KTM es enorme, hay mucha gente trabajando acá. Pero en seguida te sentís uno de ellos. Sentís el apoyo de las marcas, de la fábrica, de los que trabajan. Los dueños son fanáticos, les encanta, y se sienten parte de este proyecto, lo cual es hermoso”, explica Pol.

-¿Qué le aportás al equipo?
-Espero traer lo mejor, que me vaya bien. Tienen que construir una buena moto, pero también necesitar un buen rider que la corra. Y estoy intentando ser el piloto que necesitan. Vamos a tener problemas este año, lo sabemos, no va a ser un campo de flores. Así que quiero aportar, además de velocidad, alegría y un espíritu positivo.

-¿Cómo viene la evolución de la KTM RC16?
-La moto está cambiando todo el tiempo. Es muy buena en los frenos. Necesitamos frenos que funcionen perfectos en las curvas y la KTM nos lo está permitiendo, lo cual es muy bueno. Pero por otro lado, nos falta aceleración. Puede ser por no tener el mejor grip atrás, pero cada vez que la probamos la cambiamos, así que estamos en camino a hacer lo mejor que podemos.

-¿Qué piensas de Bradley Smith, tu compañero de equipo?
-Creo que es una combinación perfecta. Con Bradley somos el día y la noche, tan distintos… Y esto es perfecto para un proyecto como este. Necesitás distintos estilos, encontrar cosas diferentes en la moto. Y si tenés a dos pilotos que corren igual no podés detectar todo. Los dos estamos intentando mejorar la moto de maneras distintas.  Tenemos una relación excelente.

-¿Qué objetivo tienen para este primer año y cuál es la meta a largo plazo?
-Los bueno de este proyecto es que no sabes lo que va a pasar. Lo digo como algo bueno y como algo malo. En este momento estamos tratando generar buenos resultados, pero somos jóvenes en la categoría. Vamos a hacer cosas increíbles en el futuro, pero necesitamos tiempo. No se puede prever cuánto tiempo va a tomar, pero estamos trabajando en eso y poniendo energía positiva en la moto, el equipo está dedicado, y vamos a lograr grandes cosas.

PorDiego Durruty