MotoGP

27/03/2017

Costó más de lo pensado

Si bien había llegado a Qatar como claro favorito, Maverick Viñales sufrió “hasta la última vuelta” para ganar su segunda prueba en el Mundial, y así empezar de la mejor manera el vínculo con Yamaha.

Dominó en las pruebas de pretemporadas. Hizo lo propio en dos de las tres tandas de entrenamientos en Losail, ya por la primera fecha del Mundial de MotoGP. La cancelación de la clasificación por lluvia le permitió lograr la “pole”, algo totalmente esperado, al igual que la victoria. Sin embargo, esta le costó a Maverick Viñales bastante más de lo pensado…

“Realmente fue una victoria muy trabajada”, destacó el español, que en la partida misma había caído nada menos que al 5° lugar. “Al principio no me sentía nada bien, me patinaba mucho la moto y no entendía por qué, las condiciones de pista eran muy malas” agregó quien desde el giro 7 comenzó a escalar en el clasificador, tras acostumbrarse a un circuito en el que la lluvia había hecho estragos horas antes.

“Poco a poco me fui relajando y concentrando, intentando buscar el ritmo haciendo mejor las curvas, y eso me ayudó para ir superando motos”, señaló el piloto Yamaha, que para la vuelta 12 ya era 2°. Para colmo, en medio de la recuperación, vio como Andrea Iannone (Suzuki)  perdió el control de su máquina y terminó en el suelo, situación en la que “casi me caigo también”, tal como aseguró Viñales.

Tras superar a Marc Márquez (Honda), fue en busca de Andrea Dovizioso (Ducati), con quién tuvo una apasionante lucha en la segunda mitad de carrera. “Lo pude superar entre las curvas 4 y 5, y eso me permitió sorprenderlo y por ende sacarle buena diferencia para que en la recta siguiente no me pase”, explicó el hombre de la moto n°25 sobre el sobrepaso definitivo al italiano, dado a dos vueltas del final.

De cara a lo que viene, Viñales sostuvo que “ahora vienen dos pistas muy buenas para Honda en las que tenemos que estar muy fuertes y seguir así”.