MotoGP

13/03/2017

“Necesitamos un milagro”

Lo admitió Valentino Rossi, ante el rendimiento de la nueva Yamaha. “No sabemos lo que hace falta para andar bien con esta moto”, se sinceró Il Dottore.

“Nos cuesta ser rápidos”. La declaración de Valentino Rossi resume lo que fueron las pruebas de pretemporada para el múltiple campeón mundial, que en ningún momento estuvo siquiera cerca del apabullante rendimiento de su compañero de equipo, Maverick Viñales.

El italiano afirma que la causa de los problemas presentados radica en que “la moto es bastante diferente a la del año pasado”, a lo que se sumó que “aún no hemos encontrado la manera de hacerla funcionar al máximo”. “No sabemos qué hace falta para que ande bien”, se sinceró, preocupado, Il Dottore.

En la primera serie de test, disputados en Sepang, Rossi había sido 5°, a solo 2/10 de Viñales. Sin embargo, ni en Phillip Island ni en Losail volvió a posicionarse dentro del “Top 10”, quedando en ambos clasificadores a más de 8/10 del español.

La posible opción de retornar a la YZR-M1 modelo 2016 fue descartada por el piloto de Yamaha, debido a que “estaríamos en problemas con la degradación de las gomas, y aparte no tenemos suficiente tiempo como para hacerlo”. Sin embargo, admitió que Jonas Folger, piloto que utiliza la moto del año pasado, “está yendo parecido a mí a una vuelta, y en ritmo está muy fuerte”.

De cara al domingo 26 de marzo, en el que iniciará su 16ª temporada en MotoGP, Rossi solo se ciñe a la causa divina: “Esperamos que en las dos semanas que restan hasta el Gran Premio haya un milagro que nos haga ir rápido”, concluyó.

 

Foto: Yamaha Racing