WTCC

17/07/2017

No fue lo que esperaba

Condicionado por problemas en su Volvo, Néstor Girolami no pudo lucirse en Termas, donde abandonó en la primera carrera y fue 6° en la segunda.

La fecha del WTCC en la Argentina no pudo ser aprovechada por Néstor Girolami. El Bebu, que esperaba con ansias la visita a Termas de Río Hondo, tanto por el hecho de ser local como por el de competir en la pista que más conocía del calendario, se vio complicado por el funcionamiento del Volvo S60 Polestar, tal como le venía sucediendo en las pasadas fechas.

Nuevamente, problemas en la dirección complicaron su andar, principalmente en la segunda carrera, donde culminó 6°. En la primera tampoco las tuvo todas consigo: debió abandonar tras una falla eléctrica.

“Lo único bueno del fin de semana fue que en la segunda carrera se terminó de romper algo que me generaba una gran vibración, y por eso directamente los cambios no entraban como debían. Tenía que pasar las marchas manualmente y con el embrague, sin el ‘power shift’”, destacó el cordobés, que tuvo en cuenta el lado positivo de la rotura, gracias a que con ello quizás se esclareció de dónde provenía el problema por el que no habían tenido un buen desempeño ni en Vila Real ni en el propio escenario santiagüeño.

Además, destacó que antes de que acabe la vibración apeló a “hacer la curva 1 en 4ª marcha porque en 3ª vibraba mucho, y eso me ayudó a mejorar el ritmo y alcanzar a mis rivales”.

“Evidentemente algo de la transmisión estaba roto. Ojalá haya sido eso, porque sino no le encuentro otra explicación”, señaló Girolami, quien se mostró frustrado al reconocer que “así no puedo seguir a los de adelante, ni defenderme de los Honda, que es lo que necesitamos como equipo para lograr el campeonato”.

Igualmente, Bebu no buscó culpables entre los miembros de su equipo, que revisaron el S60 antes de la fecha en nuestro país buscando solucionar el problema. “Mis mecánicos hicieron un trabajo increíble. Puedo asegurar que han cambiado infinidad de elementos. Creo que lo único que no cambiaron fue la caja y si ahora se rompió, quizás era eso lo que me hacía vibrar tanto, no lo sé. Ojalá esté en lo cierto, así ya sabemos cual era el problema para poder solucionarlo”, concluyó el oriundo de Isla Verde.