WTCC

03/07/2017

Así llega el WTCC a la Argentina (Parte I)

Repaso de las primeras tres fechas de la temporada del Mundial, que los próximos 15 y 16 de julio visitará Termas de Río Hondo.

A poco menos de dos semanas para la visita del Campeonato Mundial de Autos de Turismo a nuestro país, repasamos lo transitado hasta el momento por la categoría, en lo que fueron las primeras cinco fechas del año. En esta oportunidad, nos quedaremos con las tres iniciales (Marruecos, Italia y Hungría), para en un posterior informe desarrollar lo hecho en las últimas dos citas (Alemania y Portugal).

La actividad de la temporada 2017 del WTCC comenzaría en Monza, Italia, los pasados 16 y 17 de marzo, para una jornada de pruebas y la presentación de los vehículos a los medios de prensa. Quince días más tarde, el 9 de abril, irían al norte de África para disputar la primera fecha del calendario en Marruecos. El trazado callejero de Marrakech era el elegido para la apertura del certamen, donde Tiago Monteiro con un Honda Civic oficial se erigiría como el primer “poleman” del año. Por su parte, Volvo se llevaba lo mejor de la MAC 3, reservada a los constructores que gozan de apoyo de fábrica.

Las carreras fueron una historia aparte. Para la primera de ellas, bien es sabido que se revertía el orden de la grilla de los diez más veloces de clasificación. Así, Guerrieri se beneficiaba con el 2° lugar de partida. Tripulando un Chevrolet Cruze TC1 de la escuadra privada Campos Racing apenas en su segundo contacto con esa máquina (el otro había sido su debut en agosto de 2016 en Santiago del Estero), el porteño se mantuvo a los escapes del líder Tom Coronel hasta que el holandés presentó problemas en los frenos, por lo que delegó la punta al sudamericano. Guerrieri controló a la perfección el asedio de sus rivales y se llevó de allí un logro tan formidable como inesperado.

El segundo compromiso vio al otro piloto de nuestro país en el podio: Néstor Girolami fue 3° con el Volvo S60, en sobresaliente labor detrás de los Honda de Monteiro y Norbert Michelisz. Guerrieri llegó 13º tras largar último, luego de que en un desafortunado episodio no pudo arrancar su auto al inicio de la prueba.

El 30 del mismo mes fue el turno del mítico escenario de Monza, ubicado en las afueras de Milán, el que recibió al Mundial. Con un promedio de velocidad muy elevado, como es propio de ese sitio, Thed Björk (Volvo) fue el hombre a batir en los cronómetros durante la clasificación. La marca sueca volvió a prevalecer en la MAC3.

La competencia de apertura del domingo fue para el británico Tom Chilton sobre un Citroën C-Elysée del equipo Sébastian Loeb Racing, luego de que en la tercera vuelta chocaran quienes pugnaban por la primera posición, Michelisz y Mehdi Bennani (Citroën). Girolami abandonó pronto con la suspensión delantera dañada y Guerrieri arribó cuarto, recogiendo de nuevo puntos importantes.

Björk ganó la competencia principal, superando a Monteiro y Rob Huff (Citroën). La quinta plaza fue para Girolami, que mantuvo buen ritmo, y la octava para Guerrieri, que penó con la falta de velocidad.

Dos semanas más tarde, el circuito de Hungaroring, cercano a Budapest, la capital húngara, recibió a la categoría. Huff hizo la pole position, en tanto que Honda marcó el mejor registro en la MAC3.

Con el formato tradicional de dos competencias, la denominada de apertura le valió al portugués Monteiro afianzarse como líder del campeonato, al agregar un éxito más a su campaña. Girolami transitó tercero en casi todo momento, pero sobre el final fue superado por Huff. Guerrieri concluyó sexto. La prueba principal, separada por pocos minutos de la otra, vio cómo Bennani resistía bien con su CElysée los embates del S60 de Catsburg para convertirse en el quinto vencedor diferente de la temporada. Para los argentinos, la suerte fue dispar: Girolami quedó en medio de un toque entre Huff y Catsburg y terminó fuera de pista, mientras que Guerrieri repitió el sexto lugar, que era el mismo desde el cual había largado

A esta altura del certamen, Monteiro era el líder, con 123 unidades. Guerri ocupaba el 7° puesto, con 62, mientras que Girolami era 9°, con 52.