WTCC

05/08/2016

#WTCC: Pechito y los secretos de Termas

El bicampeón mundial de Turismo explica cómo recorre al volante de su Citroën los 4.806 metros de extensión del Autódromo de Termas de Río Hondo.

POR JOSÉ MARÍA LÓPEZ
Comenzamos con una recta principal que es de las más cortas del año, pero donde es importante llegar no sin antes haber salido bien desde la última curva para desarrollar allí la mayor velocidad posible.

La curva 1 es bastante larga, un poco abierta al principio, aunque después se cierra. La tracción en ese sector es clave porque uno puede experimentar cierto subviraje a la salida. Pasamos a tercera marcha y luego a cuarta para la curva 2, que es un punto interesante para maniobras de sobrepaso, ya que uno puede cambiar la trayectoria e incluso pisar un poco la banquina en el afán de superar a un rival.

La curva 3 en general es plana. En ella, es vital dar con el ritmo justo porque después de la 4 viene una recta larga. A veces sirve comprometer un poco la velocidad desarrollada en la 3 para posteriormente llegar bien armado a esa zona, que también es ideal para pasar a otro auto. Aunque esa recta es extensa, se nota que hay una pendiente leve hacia arriba, por lo que nunca son pocos los kilómetros por hora que se alcancen.

En varias de las curvas nos damos con zonas de frenado brusco, como por ejemplo en la curva 5, en la cual rebajamos de sexta a segunda con la caja. Saliendo de ahí viene la curva 6 -larga y plana también- hasta arribar a la curva 7, donde se frena cuesta abajo.
Disminuir el impulsor aquí suele ser difícil porque es en descenso y uno siempre cree que puede frenar más tarde, pero te puede llevar a perder el control del coche, especialmente en la parte de adelante.

Dejar la curva 7 con buena motricidad es otro de los secretos relevantes, pues posee una trayectoria larga en tercera que habitualmente lleva al subviraje otra vez, algo que podemos paliar relativamente con la potencia alta de la que disponemos con estas máquinas de tracción delantera actuales.

Las curvas 8, 9, 10 y 11 son como una especie de chicanas rápidas, cortadas un poco por una frenada fuerte a la altura de la 9. Este es otro de los sitios donde se podría perder el auto de atrás, como sucedió en el primer año que la categoría visitó el país y a muchos pilotos les pasaba eso intentando superar a otro.

La curva 11 es muy linda. Tiene desnivel y es al mismo tiempo muy veloz y complicada a su salida, sobre todo cuando estamos clasificando y tratando de encontrar el límite. La curva 13 es otra de las áreas recomendables para pasar a los demás competidores, ya que al final de la curva 11 abrimos bastante la línea que traemos y hay que ir a una franja todavía más ancha. Es tentador ir por la cuerda interna, pero quien va por afuera podrá cerrar su radio de giro de golpe, con lo cual hay que cuidarse desde ahí hasta la curva 14 y la línea de llegada en la recta.

Para mí, lo mejor para superar a un rival es estirar al máximo posible la frenada en las curvas 5 y 13, que me parecen ideales para eso.