WTCC

30/05/2016

#WTCC: Pechito, a lo grande

José María López hizo doblete en el difícil Nürburgring, se escapó en el torneo y se convirtió en el argentino con más triunfos en una categoría de nivel mundial.

Solo aquellos que verdaderamente entienden de automovilismo saben que las victorias que logró el sábado José María López en el circuito alemán de Nürburgring, escenario de la quinta fecha del Mundial de Turismo, son para tomarlas muy enserio.

Porque ganar en el legendario circuito de 25 kilómetros no es para nada fácil. Si hasta el inglés Tom Chilton, rival del argentino y su escolta en la primera carrera, lo animó a ser un poco más eufórico con su festejo debido a la magnitud de lo conseguido. Es que las características de la pista alemana hacen que cualquier victoria tenga un sabor especial más allá de la categoría en la que se consiga, aunque eso de hacer doblete en una misma división de nivel mundial no es algo habitual.

Aquellos que dicen que López no corre contra nadie en el WTCC por la supremacía del Citroën Total deberían tener en cuenta algunas cosas que hizo el cordobés en el Ring antes de hacer semejante afirmación. El bicampeón, que ya había ganado una de las dos carreras disputadas en este escenario en la visita de 2015, marcó la pole position con un tiempo que le permitió bajar en dos segundos el récord del circuito que él mismo tenía. El brillante resultado lo consiguió con un auto 80 kilos más pesado que el del año pasado debido al lastre que los Citroën C-Elysée tienen para esta temporada. Como si eso fuera poco, Pechito le sacó tres segundos y medio a su escolta, el francés Yvan Muller, su compañero de equipo...

El primer triunfo sabatino lo consiguió luego de largar noveno y tras zafar con una maniobra magistral del accidente que involucró al portugués Tiago Monteiro (Honda) y a Muller, quienes se pegaron delante del argentino cuando los tres luchaban por el primer lugar a 250 km/h. Aunque Pechito aseguró que recibió “la ayuda de Dios”, tuvo su mérito para encontrar en una fracción de segundos un lugar para pasar entre los autos golpeados y el guard-rail en la estrecha pista.

En la carrera 2 no tuvo tanto trabajo. Ocupó el primer lugar de la grilla y se recuperó rápidamente de una mala largada en la que el peso extra de su auto le permitió al húngaro Norbert Michelisz (Honda) ser líder durante solo dos curvas. “Preferí ser más cauto y cuidar la goma”, dijo en referencia a su táctica más conservadora, pero acertada ya que varios rivales penaron con el caucho de Yokohama. Está claro que para ganar en Nürburgring no solo hay que ser veloz, sino también inteligente.

Pechito se fue de Alemania con dos triunfos, algo que dijo era “su sueño cumplido”. Pero detrás de este doblete hay mucho más para destacar y que realiza aún más sus logros. Ya ganó cinco veces en el año, algo que le permite ser el que más festejo logró esta temporada y cosechó su 26º éxito en la serie, convirtiéndose en el primer argentino en lograr semejante cantidad de victorias en un mismo torneo mundial. Sí, incluso más que el mismísimo Juan Manuel Fangio que logró 24 triunfos en la Fórmula 1. Obviamente, no se puede hacer una comparación entre las categorías y las épocas, pero el dato sirve para poner a López en el lugar que se merece en la historia de nuestro automovilismo.

Con Monteiro y Muller sin puntos en la cita germana (no participaron en la carrera 2 porque no se pudieron reparar sus autos a tiempo), López incrementó considerablemente su ventaja en el campeonato. Tiene 69 puntos sobre Monteiro, quien hasta aquí aparecía como el rival más temible del argentino y que perdería cualquier chance si se confirma que Honda utilizó en sus Civic un fondo plano fuera de reglamento en Marruecos y Hungría (la Federación Internacional del Automóvil excluyó a todos los Honda de esas fechas, pero la marca japonesa apeló la sanción).

“Ahora que hemos pasado el ecuador de la temporada, los 55 puntos conseguidos este fin de semana me dan un enorme impulso en la clasificación general. Ahora son los otros los que deben arriesgarse para atraparme”, reconoció, con razón, el piloto de Río Tercero.

Pero ya habrá tiempo para hacer cuentas y analizar si López terminará el 2016 con su tercera corona consecutiva en el WTCC. Ahora es momento de disfrutar lo que hizo en Nürburgring, un circuito que siempre fue especial para los argentinos por las proezas de Fangio, Carlos Reutemann y la Misión Argentina de los Torino.

Que nadie dude de Pechito López, el campeón que se lució en el circuito más temible del mundo y lo hizo a lo grande.

PorDiego Durruty