WTCC

18/04/2016

Pechito López y la garra argentina

José María López ganó la segunda carrera del WTCC en Eslovaquia a puro amor propio. Aunque perdió la punta del torneo, demostró porqué es el campeón.

"No puedes vencer a la persona que no se dará por vencido”, es la frase que eligió José María López para tatuarse en su brazo derecho. Y en la segunda carrera del Mundial de Turismo en Eslovaquia, donde la categoría realizó la segunda fecha de su certamen, demostró que esas palabras son su estilo de vida ya que ganó una carrera que parecía perdida.

El fin de semana de Pechito en la pista eslovaca no pintaba para que todo terminara con un festejo. Afectado por los 80 kilos de lastre que tienen los Citroën C-Elysée con respecto al resto del parque, el cordobés se quedó con las ganas de marcar la pole postion en la clasificación del sábado, aunque el tercer lugar le permitió tener buenas expectativas para la segunda competencia en la que se respeta el resultado clasificatorio para armar la grilla de partida.

El domingo comenzó con un quinto puesto en la prueba que ganó el portugués Tiago Monteiro (Honda). Con ese resultado perdió el liderazgo del torneo a manos del propio Monteiro y por eso salió a la segunda carrera con el objetivo de sumar la mayor cantidad de puntos posibles.

Hizo una largada perfecta que le permitió superar al holandés Nicky Catsburg (Lada) y también al francés Yvan Muller, poleman con el otro C-Elysée oficial. Pero en la tercera vuelta, cuando tenía un segundo y medio de ventaja sobre Catsburg, un fuerte ruido en la parte trasera lo inquietó y pensó que todo se terminaba ahí. “No sé lo que pasó. Sentí un ruido a chapa que se agudizaba cuando doblaba a la derecha. Ahí levanté porque imaginé que se había roto la goma y que la carrera había terminado. Tenía una amargura bárbara”, confesó el campeón, que cuando vio que nada sucedía en su vehículo decidió ir por el triunfo.

“Faltando cuatro vueltas me dije a mi mismo: ‘si se tiene que romper, se va a romper’. Fui a buscar a Catsburg, el auto respondió y gané. Tenía un auto para ganar y lo aproveché. Agradezco a Dios porque me estuvo cuidando. Necesitábamos esta victoria y se dio”, relató luego del 23º triunfo en la especialidad que consiguió en la última vuelta después de luchar a la chapa con Catsburg.

Por primera vez desde que está corriendo a tiempo completo en el Mundial de Turismo, José María López está segundo en las posiciones del campeonato (tiene un punto menos que Monteiro, que fue su escolta en la carrera final). Aunque eso resulta anecdótico en el contexto de lo que pasó en el Eslovaquia Ring porque Pechito demostró que es un digno campeón y que tiene todo para seguir haciendo historia.

PorDiego Durruty