WRC

16/11/2017

“O me quedo en el M-Sport o me retiro”

Sébastien Ogier descartó un posible regreso a Citroën para 2018, por lo que redujo a dos sus opciones de cara al próximo año.

Las negociaciones con Toyota, Hyundai y Citroën no llegaron a buen puerto. Sébastien Ogier, ahora quíntuple campeón del WRC, sólo tiene una opción para continuar en el Mundial el año próximo: mantenerse en su equipo, el M-Sport.

Recalar en un conjunto con apoyo de fábrica para 2018 es el objetivo que el francés busca desde hace un año, cuando Volkswagen se retiró del certamen y lo dejó sin chances de conseguir un asiento “oficial”, debiendo competir bajo el ala del equipo de Malcolm Wilson.

Tras una temporada más que exitosa con el conjunto británico, Ogier mantiene la cabeza en conseguir un asiento en un equipo que tenga el financiamiento necesario para desarrollar los coches que empezaron a competir en el Mundial a principio de año.

Si bien entabló negociaciones con Hyundai, Toyota y Citroën, ninguna terminó con final feliz. En la jornada de ayer, Ogier, que se encuentra disputando el Rally de Australia (última prueba de la temprada), descartó un posible regreso a la marca francesa, la única de las tres con las que aún mantenía diálogo: “No correré con Citroën por una variedad de razones de las que no quiero hablar hoy”, aseguró quién luego admitió: “Si hubiera querido probar el C3 podría haberlo hecho”, dejando a las claras la buena predisposición de los directivos de la marca del doble chevrón para su retorno.

Por lo tanto, su futuro en el WRC dependerá de un posible apoyo de Ford Europa hacia su actual equipo, el cual no está confirmado de manera oficial. Igualmente, ya sabe que “el equipo tendrá una evolución del motor para México", es decir, para la 3ª fecha del certamen 2018.

Con este panorama, reconoció que “o me quedo en M-Sport o me retiro”. “Estoy un 99% seguro de lo que voy a hacer el próximo año, ya lo anunciaré”, agregó el francés, antes de emprender su ¿última? carrera con el equipo que logró nada menos que su quinto título del mundo.