WRC

19/10/2017

En honor a su mentor

Kris Meeke dirá presente en la 15ª edición del Rallylegend, evento que este año estará dedicado a la memoria de Colin McRae.

Meeke dirá presente al volante del Citroën Xsara WRC, que condujera McRae en 2003.

Más de 140 máquinas se esperan en una nueva edición del Rallylegend, evento que se realizará en los alrededores de San Marino entre hoy y el próximo domingo. Será la 15ª oportunidad donde el público italiano dedicará un verdadero culto a los hombres y autos que construyeron la historia del actual WRC.  

Este año, el evento estará dedicado a la memoria de Colin McRae, campeón del mundo 1995 de la categoría y que dejara una huella imborrable en el deporte motor, principalmente por su particular estilo de conducción que le valió el apodo de “McCrash”. Su desaparición física, en 2007, dejó un vacío difícil de llenar en el mundo del rally.

Además, el escocés jugó un papel importante en la carrera de Kris Meeke, actual piloto de Citroën en el Mundial. “Cuando era pequeño, fui uno de sus seguidores incondicionales”, destacó el reciente ganador del Rally de España. Sin embargo, la mayor ayuda vendría tras su primera temporada como piloto: “Si bien no había sido un gran año, Colin se fijó en mí y me ‘apadrinó’. Me ayudó a progresar y a pasar al FIA Junior WRC”, aseguró Meeke.

“Sin duda es la persona a la que más le debo mi carrera”, agregó el norirlandés. Por eso, su presencia en el Rallylegend, donde además utilizará el Citroën Xsara WRC que su ídolo condujo en 2003, será más que especial. “Mi objetivo estará puesto en complacer a la gente que vaya a recordar a Colin”, comentó quién además destacó las bondades del vehículo: “Siempre es un placer conducir este coche. Es de 2003, pero aún ahora es increíblemente homogéneo y eficiente”, agregó.

El domingo, al final del rally, Meeke participará en la "Colin's Parade", que reunirá a muchos ex campeones del mundo. Sébastien Loeb también estará presente, al volante de un Citroën C4 WRC, modelo que utilizara entre 2007 y 2010.