WRC

18/04/2017

Se va abriendo camino

Tras esperar sin éxito la homologación del Polo R WRC para esta temporada, Andreas Mikkelsen continúa buscando un asiento en la divisional mayor. Por lo pronto, el próximo viernes probará con Hyundai.

El rechazo a la tardía homologación del VW Polo R para esta temporada le quitó a Andreas Mikkelsen la oportunidad ideal de retornar al WRC, categoría en la que no compite desde fines del año pasado.

Sin embargo, quién fue el único piloto de Volkswagen que no consiguió una butaca oficial para competir este año en la clase mayor continúa en negociaciones, buscando integrarse lo más pronto posible, aunque teniendo como claro objetivo luchar por la corona en 2018. El propio Mikkelsen, sin dar detalles, admitió que “estamos hablando con todos, pero no sólo sobre este año o el que viene, sino viendo más allá”.

Tras reuniones de sus representantes con Citroën, Toyota y Hyundai, esta última le permitió ser parte de los test que realizará este viernes en Portugal, con miras al Rally de aquel país, a disputarse entre el 18 y el 21 de mayo. Con tres pilotos ya asentados en el equipo hasta la próxima temporada (Thierry Neuville, Dani Sordo y Hayden Paddon), los rumores que circulan en Europa afirman que la idea de la firma surcoreana es aumentar el parque de vehículos para el año próximo, por lo que serían cuatro las tripulaciones presentes con el i20 Coupé en el Mundial.

Mikkelsen con el Skoda Fabia R5 de WRC2. Le quedó chico...

Mikkelsen con el Skoda Fabia R5 de WRC2. Le quedó chico...

Así, Mikkelsen volverá a subirse a un coche con reglamento 2017 tras las pruebas realizadas el año pasado con el extinto Polo R. Más allá de eso, el noruego no se encuentra fuera de forma ni mucho menos: participó en dos carreras esta temporada (Montecarlo y Córcega), con un Skoda Fabia R5 de la divisional WRC2, consiguiendo la victoria en ambas, y culminando 7° en la general de los dos eventos.