WRC

21/02/2017

Mikkelsen, frustrado

La decisión de la FIA de no homologar el Polo R WRC 2017 fue un duro golpe para el noruego. Quién fuera 3° el último certamen no cuenta aún con butaca en la clase mayor del WRC.

Uno de los que más buscaba (y necesitaba) la tardía homologación del VW Polo R WRC 2017 era Andreas Mikkelsen. El noruego, que semanas atrás había declarado que estaba a la espera de la aprobación del modelo para poder competir en la categoría mayor del WRC durante este año (en un equipo privado), sintió el rechazo de la FIA como “un golpe en la cara”, que lo deja con un futuro incierto, al menos por este año.

De 27 años, Mikkelsen fue el único de los pilotos de Volkswagen que no pudo reacomodarse en la categoría tras la ida del fabricante alemán. Este año solamente disputó el Rally de Montecarlo, donde al mando de un Skoda Fabia R5 de WRC2 finalizó 7°, logrando la victoria en la divisional.

“La decisión de la FIA de rechazar al Polo R WRC fue un golpe en la cara para mí”, se sinceró Mikkelsen, que con esta decisión ve reducidas sus chances de participar en la categoría mayor durante el resto del año.

Pensando en su situación, destacó que “no sé qué más podría haber hecho para conseguir una butaca. El año pasado fui segundo durante prácticamente todo el año y gané el último rally“.

Sobre su futuro, quien culminó 3° en el certamen 2016 de la categoría no ve con buenos ojos continuar con el Skoda: “Necesito estar en un coche de este año. Podría conseguir el presupuesto para correr con uno del año pasado, pero sería alto el costo y estaría luchando para terminar 8°. No valdría la pena”.

Al hablar del tema presupuestario, Mikkelsen se sinceró: “Para ser honesto, soy un piloto profesional, y no creo que deba pagar mi butaca. Lo hice antes pero no se repetirá. Si llegara a hacerlo quedaría una imagen negativa para la categoría”.

Además, dejó en claro que “no tengo que demostrarle nada a nadie. No pasó mucho tiempo desde mi última victoria en WRC (en Australia, el último rally del año pasado) y en WRC2 (en Montecarlo)”.

El futuro de uno de los pilotos más destacados del WRC está en duda. Su cabeza ya piensa en 2018: “Al no tener equipo, tengo la oportunidad de ver lo que todo el mundo tiene, para poder estar el año próximo en el mejor lugar posible, en el equipo que nos permita luchar por el campeonato del mundo”, concluyó.