WRC

21/12/2016

Citroën presentó el nuevo C3 WRC

La casa francesa mostró al mundo el coche de 2017, con el que volverán de manera oficial a la categoría tras un año.

Ya se han develado los coches que a partir del año próximo disputarán el Campeonato Mundial de Rally. El último en hacerlo fue Citroën, que en el mediodía argentino presentó su nuevo C3 WRC, adaptado a las nuevas normas que regirán en la categoría desde el año próximo.

Yves Matton, director de Citroën Racing, puso la vara bien alta para este regreso: “En 2017 queremos ganar carreras en condiciones normales, superando a nuestros rivales, para así en 2018 obtener al menos uno de los dos títulos mundiales”.

Citroen WRC 2017

Citroen WRC 2017

El team-manager belga señaló la importancia de los cambios técnicos que regirán en los WRC a partir del año próximo, al señalar que “a primera vista, se puede llegar a pensar que hay una sola mejora importante con respecto al reglamento anterior, pero es mucho más que eso: aumenta la potencia del motor, crece la influencia de la aerodinámica y retorna el diferencial central electrónico. Nos hemos centrado en estas tres novedades para aplicar nuestra experiencia anterior, tanto la del WRC como la reciente en circuitos”

380

Caballos de potencia tiene el nuevo WRC de Citroën.

El nuevo bólido de la casa francesa representa para Matton “el recuerdo de los coches que cautivaron a una generación de seguidores de los rallyes, incluyéndome. Por suerte, en términos de seguridad ha cambiado todo, y podremos ver a los pilotos volver a domar una ‘bestia agresiva y rugiente’. Esta nueva generación de autos son espectaculares”

En su exterior, el C3 WRC presenta una paleta de colores similar a la utilizada por el equipo en su último año en el WTCC, con el rojo y el negro como colores predominantes. En el sector delantero, a diferencia de años anteriores, cuenta con una serie de deflectores y diversas entradas de aire, generando un frente por demás agresivo.

Citroen WRC 2017.

Citroen WRC 2017.

En la zona trasera ocurre algo similar, con un alerón de considerable tamaño, al que se le suma un importante difusor debajo del paragolpe, con el fin de eliminar rápidamente la nieve y tierra que circule debajo del vehículo en plena competencia.

Además, presenta un motor turbo de inyección directa de cuatro cilindros y 1.6 litros, basado en el utilizado por el C-Elyseé con el que José María López obtuvo sus campeonatos, generando cerca de 380 caballos de fuerza.