WRC

21/11/2016

VW se fue por la puerta grande

Con un contundente doblete en el Rally de Australia con Andreas Mikkelsen y Sébastien Ogier, el equipo oficial Volkswagen cerró su etapa en el WRC.

Mikkelsen logró su tercer triunfo en el WRC y le dio el 43er éxito a Volkswagen.

El Rally de Australia, última fecha de la temporada 2016 del WRC, marcó la despedida de Volkswagen de la categoría. Y como ocurrió en los últimos cuatro años, la contundencia de los VW Polo-R WRC le permitió a la marca alemana despedirse por la puerta grande.

La victoria en la prueba aussie quedó para el noruego Andreas Mikkelsen, quien luchó palmo a palmo con su compañero francés Sébastien Ogier. La disputa entre ambos fue tan intensa que llegaron a estar separado por solo dos segundos, aunque el nórdico se mostró más preciso en la conducción y logró su tercer triunfo en la especialidad por poco más de 19 segundos sobre el cuádruple campeón.

Mikkelsen llegó a esta fecha peleando por el subcampeonato, pero se quedó con las ganas de ser escolta de Ogier en la tabla de posiciones. Es que el belga Thierry Neuville (Hyundai) terminó tercero y sumó los puntos necesarios para quedarse con el segundo lugar en el campeonato.

El equipo VW le dijo adiós al Rally Mundial.

“Fue un fin de semana fantástico con un resultado maravilloso. Estaba desesperado por ganar este rally para VW y es fantástico haber logrado mi objetivo porque el equipo me dio la posibilidad de progresar en la categoría”, dijo un emocionado Mikkelsen, que quedará en la historia al ser el último piloto en ganar con la marca de Wolfsburgo en el WRC. “Es una lástima no haber terminado segundo en el torneo, pero si me hubiesen dado la posibilidad de elegir entre el subcampeonato y ganar esta carrera tan especial, siembre habría elegido la victoria”, agregó.

Paradójicamente, Mikkelsen aún no sabe qué será de su futuro deportivo. Aunque tal vez este triunfo le permita asegurarse un lugar en un equipo oficial. Quienes sí ya tendrían todo arreglado para el 2017 serían Ogier y el finlandés Jari-Matti Latvala, que terminó octavo en Australia. El múltiple campeón está cerca de subirse a un Ford Fiesta del M-Sport del inglés Malcolm Wilson. “Montecarlo está a la vuelta de la esquina y me gustaría dejar decidido mi equipo lo antes posible”, aseguró el galo, que también fue tanteado por Citroën. Mientras que Latvala está con un pie en Toyota, marca que volverá a la categoría luego de varios años y cuyo team es regenteado por su compatriota Tommi Makinen.

PorDiego Durruty