Fórmula 1

06/11/2018

“Le llegaron cartas a mis padres amenazándome”

Timo Glock reconoció que tras lo sucedido en el Gran Premio de Brasil de 2008 vivió momentos de hostilidad. “Fue una situación bastante extrema”, aseguró el hoy piloto de DTM, a diez años de aquella carrera.

Hamilton recibe el saludo de Glock tras su consagración. "Fue una situación bastante extrema", comentó el alemán sobre las repercusiones de aquel día.

El pasado viernes se cumplieron diez años de una de las definiciones de campeonato de Fórmula 1 más espectaculares: la acontecida en el circuito de Interlagos, Brasil, donde Lewis Hamilton consiguió su primer título del mundo.

El británico, por entonces piloto de McLaren, se quedó con la corona luego de superar en la última curva de la última vuelta a Timo Glock, lo que le permitió acceder al 5° lugar y así sumar las unidades necesarias para superar en el torneo, por apenas un punto, a Felipe Massa (Ferrari).

Aquella carrera estuvo marcada por el factor climático. La lluvia, presente de forma intermitente, generó que en los últimos giros el asfalto se tornara resbaladizo para los neumáticos de piso seco, por lo que varios pilotos (entre ellos Hamilton) decidieron calzar el compuesto intermedio a solo cinco giros para el final. Uno de los que no tomó dicha decisión fue Glock, quien permaneció en pista con el fin de escalar en el clasificador, algo que hasta los últimos metros de carrera le había resultado, al ascender de la 7ª a la 4ª plaza.

Sin embargo, tanto Vettel como el propio Hamilton (quienes eran 5° y 6° respectivamente) dieron cuenta del alemán en el último viraje, lo que posteriormente originó un sinfín de acusaciones hacia el por entonces joven de 26 años.

“No podía creer que la gente pensara que había planeado todo con Lewis antes de la carrera”, afirmó Glock a ESPN, una década después de aquella situación. En efecto, recordó lo dicho por los medios italianos: “Hubo un par de periodistas muy agresivos, que me dijeron que lo había hecho a propósito, que lo había planeado antes y que se preguntaban cuánto me había pagado Mercedes (en ese entonces motorista de McLaren) y el propio Hamilton”.

Sin embargo, lo peor lo vivió por fuera del ambiente de la Máxima: “Le llegaron cartas a mi familia, a mis padres, diciendo que me deberían pegar un tiro, que no entendían por qué había hecho eso y que no debía seguir en la F.1.”, aseguró Glock, que en aquella carrera culminó su primera temporada completa en la categoría. “No podía creer que la gente fuera tan mala. Fue una situación bastante extrema”, agregó el hoy piloto de DTM.

Afortunadamente para él, el año pasado la cuenta oficial de la F.1 en YouTube publicó la grabación a bordo de su última vuelta, que muestra a las claras las dificultades que atravesó durante todo el circuito, con neumáticos que no eran acordes al estado de la pista.

“Todo se calmó desde que alguien de la F.1 publicó el video. Allí se ve cuánto debí luchar con el auto en esa última vuelta, por lo que ayudó a la gente a ver que no había ninguna planificación detrás de lo que pasó, y que lo mío era solo una batalla por mantener al Toyota en la pista”, explicó el alemán.

 

Foto: Motosport.com

Captura: F1.