Fórmula 1

03/09/2018

El Halo respondió otra vez

En una semana el Halo fue clave para la seguridad. Esta vez con el tremendo accidente de Marcus Ericsson en Monza.

Las últimas dos fechas de la Fórmula 1 fueron pruebas de fuego para el Halo, que respondió de forma satisfactoria. El novedoso elemento de seguridad, que sigue despertando controversia, sirvió para salvar la integridad de los pilotos de Sauber, el monegasco Charles Leclerc y el sueco Marcus Ericsson.

En la largada de Bélgica, al llegar a la primera curva, tras un toque del alemán Nico Hülkenberg (Renault), el McLaren del español Fernando Alonso voló y llegó a rozar el Halo del auto de Leclerc, que salió ileso. Este fin de semana, en los entrenamientos del viernes, a Ericsson le falló el DRS, su coche no frenó y perdió el control antes de llegar a la primera chicana, el lugar más rápido de Monza. El nórdico chocó contra las defensas y luego volcó dando cinco tumbos, unos de ellos en el aire (foto).

Ambos accidentes dejaron sus huellas en los Halos de los monopostos de Sauber. Pero hay quienes sostienen que aún este elemento no tuvo su máxima exigencia. “Todavía estamos por ver el tipo de accidente para el que el Halo está diseñado. Por ejemplo, el choque de Alonso y Leclerc en Spa no prueba nada; el Halo del Sauber fue golpeado porque simplemente estaba allí”, dijo el holandés Max Verstappen, quien desde comienzos de año está en contra de esta herramienta preventiva.

Aunque el piloto de Red Bull no es el único detractor. Desde que se confirmó la aplicación obligatoria de este dispositivo por parte de la FIA, muchos no acompañaron esta medida que si bien busca la seguridad, atenta contra la estética de los autos.

Antes de su instalación definitiva hubo alternativas como la propuesta del ingeniero argentino Enrique Scalabroni a Red Bull, que era similar a la cabina de un avión de combate, proyecto que no prosperó. Prevaleció el Halo que por lo visto llegó para quedarse en la F-1.    

PorDarío Coronel