Fórmula 1

20/07/2018

Se agrandan las llantas

Desde 2021, la Fórmula 1 utilizará llantas de 18 pulgadas, mientras que también se eliminarán las mantas térmicas, entre otros cambios.

En 2014, Pirelli probó neumáticos con llantas de 18 pulgadas, con Charles Pic al mando del Lotus.

El 2021 será un año de cambios para la Fórmula 1. El vencimiento del actual Pacto de la Concordia a finales de 2020 permitirá la renovación de las normas técnicas, deportivas y administrativas, tal como se ha visto en los primeros meses de la actual temporada.

En las últimas horas, la FIA anunció modificaciones en las ruedas. La principal radica en las llantas, que pasará de 13 a 18 pulgadas, tal como las que se utilizan, por ejemplo, en la Fórmula E. Además, el ancho de los neumáticos delanteros se achicará de los actuales 305 milímetros a 270, mientras que los traseros seguirán iguales (405 mm). Con respecto al diámetro, este aumentará de los 670 mm actuales a un estimado de entre 700 y 720 mm.

Un cambio sustancial, del que los equipos y el futuro proveedor de neumáticos deberán tomar nota rápidamente, será la eliminación de las mantas térmicas, decisión que la FIA tomó tras años de negarse por motivos de seguridad.

Justamente, en el comunicado en el que informa de estos cambios, si bien no se menciona el porqué de la decisión, la Federación expresó que “las llantas deberían dar un rendimiento seguro al dejar el ‘pitlane’ con las gomas frías”. Además de los compuestos lisos, “los neumáticos de lluvia e intermedios también deberían poder funcionar sin necesidad de precalentamiento”.

Por otro lado, se mantendrá la elección de tres tipos de neumáticos por carrera: el duro, el medio (que deberá ser por vuelta 1s2 más veloz que el duro), y el blando (2s2 más rápido que el duro). A lo largo de la temporada, serán cinco los compuestos que el proveedor podrá construir. Vale recordar que para este año Pirelli generó una gama de siete compuestos.

El objetivo de estas normas radica en buscar la mayor variedad posible en las estrategias, y así crear una vasta cantidad de alternativas de carrera con las cuales los equipos puedan sacar beneficios de aquellas.

Con respecto a la degradación, la FIA busca tener neumáticos que modifiquen su nivel de desgaste: “Se espera que el manejo agresivo o el seguir de cerca a otro auto provoque una mayor degradación, para luego, cuando se deje de rodar en el pelotón o se maneje más suave, el neumático debería tener un menor desgaste”, se aclara en el documento.

A pesar de los cambios, los tiempos por vuelta se mantendrían iguales que en la actualidad.

Con todo esto deberá lidiar el proveedor de neumáticos que trabajará junto a la Máxima entre 2020 y 2023. De esta manera, la empresa deberá construir los neumáticos que se usan en la actualidad solo por un año (2020), para luego sí enfocarse en los cambios difundidos por la FIA.  Sobre su elección, el máximo ente del deporte motor abrió el proceso de licitación en las últimas horas.