Fórmula 1

17/07/2018

En Hockenheim, poca degradación

Según Pirelli, el paso de la Fórmula 1 por el circuito alemán no conllevará dificultades en el desgaste de los neumáticos, debido a su asfalto liso.

Este fin de semana, la Fórmula 1 volverá a Alemania. El Hockenheimring recibirá a la Máxima luego de dos años, por lo que será la primera visita de los monoplazas instituidos el año pasado, más anchos que los utilizados hasta 2016.

Para Pirelli, Hockenheim “es un poco desconocido”, según comentó Mario Isola, jefe de carrera de la firma italiana. “En los dos años que pasaron desde la última vez que fuimos allí, mucho ha cambiado, tanto en los autos como en la gama de neumáticos”, agregó.

Para esta competencia, la proveedora brindará a los equipos los compuestos medio (blanco), blando (amarillo) y ultrablando (violeta), repitiendo la elección realizada para el pasado Gran Premio de China.

Por su dibujo, compuesto principalmente por curvas de lenta y mediana velocidad, la tracción y el frenado, junto al cuidado de los neumáticos traseros, tomará un papel preponderante. Igualmente, gracias al buen estado del asfalto (prácticamente sin ondulaciones), no se espera una gran degradación.  

A diferencia de otras competencias en suelo europeo, el GP alemán no tendrá la presencia ni de la Fórmula 2 ni de la GP3 Series. Sin embargo, si contará con otras “teloneras”, por lo que la pista se podrá engomar correctamente a lo largo del fin de semana.

Para Isola, lo hecho durante las prácticas del viernes y sábado será fundamental para los equipos, gracias a que “volverán a familiarizarse con el circuito y también encontrarán la mejor manera de utilizar los distintos compuestos de neumáticos".