Fórmula 1

20/04/2018

Santilli: "me reuní con Chase Carey"

El Vicejefe del Gobierno Porteño reveló un encuentro con el Director Ejecutivo de la Fórmula 1.

De izquierda a derecha: Esteban Tuero, Diego Santilli, Juan María Traverso y Jorge Rosales (presidente del ACA), en la reunión llevada a cabo ayer con los vecinos de la ciudad.

Como nunca el Vicejefe del Gobierno Porteño, Diego Santilli, se refirió al tema de la posible vuelta de la Fórmula 1 a la Argentina. Fue ayer al terminar la tarde en una reunión con vecinos, en la sede central del Automóvil Club Argentino (ACA). Tal vez porque fue en un marco relajado, que el funcionario dio más detalles sobre las gestiones para el eventual regreso de la Máxima.

El número dos del ejecutivo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) encabezó una charla con la gente junto a Juan María Traverso, Esteban Tuero y el presidente del ACA, el doctor Jorge Rosales.

En el encuentro que duró dos horas, al ser consultado sobre el regreso de la Máxima, Santilli afirmó que “en noviembre de 2017 estuve reunido con Chase Carey. Queríamos saber su perspectiva y qué buscaban para la F-1. Él me dijo ‘necesitamos un campeonato que no solo venda en la tele sino también en las tribunas’. Ellos quieren y necesitan venir a la Argentina. Pero nosotros tenemos que construir el camino”, contó el funcionario, cuyo contacto personal con el empresario irlandés habría sido en Londres, Inglaterra.

Carey tomó el rol de Bernie Ecclestone en Formula One Management (FOM). El británico no está solo y ahora hay un trío que maneja el negocio de la Máxima junto al estadounidense Sean Bratches, su Director Comercial, y el inglés Ross Brawn, como Director Deportivo. 

“No puedo dar una fecha o decir 2020. Sí que tenemos un equipo que está trabajando. En 12 meses vamos a terminar el Hermanos Gálvez para el Grado 2 de la FIA (todas las categorías menos F-1). Para eso sabemos que tenemos que mejorar la capa asfáltica y en eso estamos. Una vez que lo logremos y si ellos (F-1) bajan un poco sus pretensiones ante la posible caída de la fecha en Brasil, se podría lograr. Hablé con un inversor sudafricano que busca la vuelta de la F-1 a su país y también está interesado en hacerlo en la Argentina. Ya lo invité al Autódromo. Estoy muy pendiente del tema", agregó Santilli.

Sobre el estado actual del Coliseo Porteño, admitió que "me gustaría ser mágico y tener los recursos que hoy no tenemos. A cada carrera que uno va se encuentra con cosas nuevas. Por supuesto que no está como queremos, pero tenemos un plan de inversión como lo es el fideicomiso".

Se sumó al tema el Flaco Traverso, quien el año pasado también se juntó con Carey. "La Argentina y el Autódromo de Buenos Aires son parte de la historia de la F-1. Ellos quieren venir, pero necesitamos tener un autódromo que esté a la altura. Hace unos años cuando caminé por la pista el lugar estaba perdido. Hoy está al 40 por ciento de lo que queremos".

Por otro lado, Santilli confirmó también que el GCBA está buscando los canales para lograr sponsors a tres pilotos argentinos en el exterior. "Lo hacemos como podemos. Baltasar Leguizamón anda muy bien. Marcos Siebert ganó el domingo. Y Sacha Fenestraz está muy bien encaminado. Seguimos muy de cerca los pasos de ellos", aseveró. Sobre Siebert CORSA pudo saber que Santilli le habría conseguido en 2017 el patrocinio del Banco Provincia.

A 20 años del último Gran Premio de la República Argentina de F-1, se busca recuperar la fecha. Pero los costos son altísimos para una inversión pública: Brasil paga hoy USD 50 millones por año y tiene contrato hasta 2020 inclusive. El Grado 1 para el Autódromo oscila los USD 45 millones. Por eso se busca el capital en grupos empresariales. Aparte del sudafricano, está el CIE de México (promotor del GP azteca) y el argentino Fenix Entertaiment Group.

En el último GP de Motociclismo de la República Argentina en Termas de Río Hondo, el Ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo que “la F-1 está cada vez más cerca que antes”. Están las intenciones de las tres partes: FOM y del Gobierno Nacional y Porteño.  El barco parece estar encaminado, aunque habrá que ver si llega a buen puerto.

PorDarío Coronel