Fórmula 1

02/04/2018

“La F.1 necesitaba energía fresca e inversión”

Entrevista a Chase Carey, el Director Ejecutivo de la Máxima. El irlandés, que inicia su segundo año a cargo, hizo un balance de lo realizado y habló del futuro.

La temporada pasada la Fórmula 1 comenzó una etapa de transición. Un cambio drástico luego de casi 40 años de mando a cargo de una sola persona: el inglés Bernie Ecclestone. Ahora hay un triunvirato en la conducción con el irlandés Chase Carey, como Director Ejecutivo; el estadounidense Sean Bratches, como Director Comercial; y el inglés Ross Brawn, como Director Deportivo. Los nuevos jefes de la Máxima cambiaron el rumbo y poco a poco intentan convencer de sus ideas a los equipos.

Si bien las tareas están divididas, en lo operativo Carey tomó el rol que tenía Ecclestone. El británico analizó el primer ejercicio donde el timón estuvo en sus manos.

-Luego del primer año a cargo de la F-1, ¿cumplió con sus expectativas?
-Me siento bien donde estamos. Mi objetivo era avanzar y creo que lo hemos hecho en 2017. Es muy pronto, así que no estamos declarando que ganamos, pero creo que se lanzó una amplia gama de iniciativas. Hemos dicho muchas veces que entramos en esto tratando de traer una visión a largo plazo. Nuestro objetivo no es dónde vamos a estar en tres meses o al final de este año. Nuestra verdadera prioridad es dónde vamos a estar en tres o cuatro años. No significa que no tengamos más metas intermedias, pero aún estamos en las primeras etapas de lo que queremos lograr.

-¿Cuál fue el principal cambio estructural en su gestión?
-Avanzamos sobre tareas que antes estaban en desuso. Nuestro jefe digital comenzó en septiembre, nuestro jefe de marketing lo hizo en agosto. Hemos implementado el equipo a medida que el año fue evolucionando y, de muchas maneras, una gran parte de nuestra organización operativa es nueva. Antes el factor operativo realmente no estaba. También contamos con un personal financiero y legal.

-¿Sintió cooperación de los equipos? De ser así, ¿le sorprendió?
-Hemos hablado sobre nuestro objetivo de tener una visión más compartida de hacia dónde queremos llegar. Tuvimos una reunión con todos nuestros patrocinadores, promotores y con los equipos para compartir planes y visiones. Queremos que haya una gran competencia en la pista, pero para lograr eso necesitamos trabajar juntos en una plataforma. Tenemos que descubrir cómo conseguir soluciones beneficiosas para todos, encontrando lugares donde podamos ayudarnos unos a otros. Es un trabajo en progreso. No podés cambiar la cultura de la noche a la mañana, pero creo que nuestra filosofía ha sido bien recibida. Tenemos mucho trabajo que hacer, pero me siento bien con el impulso que tenemos.

-¿Tiene un bebé de un año o cuida de una persona de 68 años?
-No estoy seguro de que pueda relacionarme con ninguno de los dos. ¡Ha pasado mucho tiempo desde que tuve un bebé de un año en mis brazos y tengo casi 67! Creo que es un equilibrio. La historia de esta categoría es increíblemente importante. Queremos honrar los cimientos de la F-1 y seguir construyendo sobre ellos, queremos traer una nueva sensación de energía e innovación.

-El premio en dinero que se compartirá entre los equipos se reduce este año. ¿Cómo fue recibida esa realidad por ellos?
-Muchas cosas no iban en la dirección correcta en los últimos años, pero en 2017 la asistencia a los autódromos y la audiencia aumentaron. Tenemos un espíritu mucho más positivo detrás de esto. La F-1 necesitaba energía fresca e inversión. Para hacer crecer las cosas, usamos una frase estadounidense: “no hay almuerzos gratis”. No teníamos una organización que pudiera desarrollarse adecuadamente para construir en la categoría. No teníamos investigación, no teníamos marketing, no teníamos organización digital y, de manera realista, si no tenés capacidades como esas, te vas a quedar atrás. Cuando se está creando una organización digital, generalmente tiene costos antes de obtener devoluciones. Si se está creando capacidades de investigación, normalmente debés invertir en ellas antes de utilizarlas. Es la realidad de construir capacidades que no han existido. Para hacer cosas como lo del Trafalgar Square en Londres (NdeR: desfile con autos y pilotos que convocó una multitud en 2017) y organizar otros festivales para sumar fanáticos se requiere de mucha inversión. Sin embargo, todas esas son inversiones para el futuro de la F-1. Desde la perspectiva de los equipos, seguro que a todos les gustaría tener almuerzos gratis y obtener el crecimiento sin la inversión, pero el mundo no funciona de esa manera. Creo que hay una comprensión y una apreciación de lo que estamos haciendo y en eso todos estamos de acuerdo.

-Pero habrá alguna resistencia a estas iniciativas de un trimestre u otro ¿está preparado para eso?
-Siendo realistas, repito, así es como funciona el mundo. Por lo general, cuando intentás hacer algo que involucra a varias partes hay que participar. Eso permite ver cuáles son sus puntos de vista y cuáles son tus objetivos compartidos. Si podemos ponernos de acuerdo sobre los objetivos, eso es un comienzo. Después, nos adentramos en dónde tenemos diferencias e intentamos entender el punto de vista de los demás. Se trata de ver los problemas desde muchos ángulos diferentes. Puede haber diez puntos de vista si contamos a todos los equipos, pero todos ayudarán a la F-1 en general. Siempre habrá una dinámica y se respeta ya que cada equipo quiere ganar. Pero la realidad es que si un equipo gana todas las carreras, no va a ser una categoría buena. Porque el deporte se basa en la competencia, el drama inesperado y si se vuelve completamente predecible, terminaría diciendo que incluso para el equipo ganador, eso no será lo que lo entusiasme y atraiga a los fanáticos. Si tenés una categoría impredecible, todo cambia para mejor.

-¿Y cómo se logra eso?
-Hay una larga lista de partes involucradas, así que este es un juego de ajedrez tridimensional para encontrar el equilibrio adecuado, no un juego de damas. Entonces, la verdad la tendremos cuando encontremos los compromisos para lograr los objetivos, pero no puedo decirlo con certeza hasta que nos comprometamos y tratemos de entender los puntos de vista, los objetivos y las metas de los demás.

PorDarío Coronel