Fórmula 1

26/03/2018

Y un día levantó cabeza

McLaren volvió a los primeros puestos de la Máxima y con sus dos autos. El más destacado fue el español Fernando Alonso, que llegó quinto.

Después de tres años de amarguras, McLaren parece haber levantado cabeza. Ahora con las unidades de potencia de Renault, luego de dejar de lado las provistas por Honda, el team de Woking aprobó con creces el primer compromiso del año ya que terminó con sus dos vehículos en los puntos. El español Fernando Alonso fue el mejor exponente con el quinto puesto, mientras que belga Stoffel Vandoorne finalizó noveno. Si bien es verdad que ambos ascendieron en el clasificador tras los abandonos de los pilotos de Haas (el danés Kevin Magnussen y el francés Romain Grosjean), la performance de los dos vehículos le permiten al equipo inglés ser optimistas de cara al futuro.

“Ahora nos podemos defender y podemos atacar. Estoy satisfecho porque tuvimos un buen inicio y tenemos potencial en el coche. Nos falta mucho por descubrir y ojalá que en las próximas carreras miremos más arriba”, analizó Alonso, que largó desde la décima posición y tuvo un bonito duelo con Max Verstappen (Red Bull), quien pese a tener un mejor ritmo no consiguió superar al bicampeón del mundo.

Más allá de ganarle al holandés, que tuvo un domingo muy errático, Alonso quedó a más de 20 segundos del otro Red Bull, el del australiano Daniel Ricciardo. Por eso admitió que el objetivo de este año debe ser estar más cerca del nivel de los autos austríacos, que también cuentan con los fierros del Rombo. “Hay que estar cerca de Red Bull lo antes posible”, comentó Nano, que además tuvo la satisfacción de ser elegido por los fans como el piloto destacado del día.

Las palabras del asturiano fueron ratificadas por Eric Boullier, jefe de la escudería. “Nuestra prioridad es acercarnos a nuestros rivales más próximos, pero especialmente a los que tienen el mismo motor en la parte trasera de sus monoplazas”, dijo. El Melbourne, sin dudas, McLaren demostró que está en el buen camino.   

LOS DEBUTANTES

En el GP aussie hubo dos debutantes en la Máxima: el monegasco Charles Leclerc (Sauber) y el ruso Serguei Sirotkin (Williams). De los dos el único que llegó al final de la competencia fue Leclerc. En una buena carrera terminó 13º luego de partir desde el 18º lugar. Además, fue el único piloto del equipo suizo en terminar ya que el sueco Marcus Ericsson desertó en la quinta vuelta por un problema mecánico. Sirotkin, en tanto, partió 19º, pero abandonó en el cuarto giro por problemas en los frenos causados por una bolsa de plástico. Su coequipier canadiense Lance Stroll tuvo mejor fortuna y finalizó 14º.

PorDiego Durruty