Fórmula 1

13/02/2018

Girl Power

La decisión de los organizadores del Mundial de F-1 de prescindir de las promotoras en las grillas de los Grandes Premios abrió el debate sobre el rol de la mujer en el deporte motor.

Después de una temporada completa de experiencia como organizador del Mundial de Fórmula 1, la empresa Liberty Media comenzó a moldear a la Máxima a su gusto. A fines del año pasado, coincidiendo con el Gran Premio de Abu Dhabi que cerró el torneo 2017, presentó un logo más moderno y adaptado a estos nuevos tiempos para reemplazar el que estuvo vigente durante dos décadas. Y hace unos días decidió romper con la tradición de tener promotoras en las grillas de partida de los Grandes Premios.

“Aunque esta práctica ha sido un elemento básico de la Fórmula 1 durante décadas, creemos que esta costumbre no resuena con los valores de nuestra marca y está claramente en desacuerdo con las normas sociales actuales. No creemos que sea apropiado o algo relevante para la categoría y sus aficionados, los antiguos y los nuevos, en todo el mundo”, argumentó Sean Bratches, el director comercial de operaciones de la F-1, cuando se anunció esta modificación que causó revuelo en el paddock, aunque abrió el debate sobre el rol de la mujer en el deporte motor.

Las agrupaciones feministas, por ejemplo, aplaudieron la medida y esperan que sea imitada por otras categorías. “Las competiciones deportivas querrán hacer las cosas bien a partir de ahora… Es necesario eliminar unos estereotipos que únicamente perpetúan la cosificación de la mujer”, aseguró la española Núria Balada, directora del Instituto Catalán de las Mujeres.

Sin embargo, las propias promotoras pusieron el grito en el cielo por perder su trabajo. “Estuve en la grilla durante ocho años y nunca me he sentido incómoda. Adoro mi trabajo y si no me gustara, no lo haría. Nadie nos fuerza a hacer esto, es nuestra elección”, dijo la inglesa Lauren Jade. “No es correcto que alguien y, mucho menos feministas, juzgue lo que hacemos cuando francamente se está dejando sin trabajo a tantas mujeres. ¿Dónde está la igualdad y el empoderamiento aquí?”, añadió su compatriota Lucy Stocks.

El que no quiso perderse esta discusión fue Bernie Ecclestone, antiguo dueño de los derechos comerciales de la F-1. “No puedo entender cómo puede ser ofensivo para alguien el hecho de que haya una chica guapa con un número delante de un coche”, dijo el británico de 87 años. “Estas chicas eran parte del espectáculo. A los aficionados les encanta el glamour”, agregó.

Los pilotos de la Máxima también se hicieron escuchar. “Deben seguir...”, afirmó el holandés Max Verstappen (Red Bull). “Sería una pena si quitamos las buenas vistas de la parrilla. ¿Qué será lo siguiente? ¿El Halo? Por Dios”, expresó con ironía su compañero australiano Daniel Ricciardo. Aunque luego, y con un tono más serio, agregó: “Es con lo que creces. Cuando era pequeño ya lo veía y creo que forma parte del atractivo de la categoría”.

Del tema habló oportunamente la inglesa Claire Williams, responsable del equipo que fundó su padre Frank. “Las promotoras son simplemente una larga tradición. No sé si es necesario prohibirlas. ¿Por qué debería eso dar una imagen antigua de la mujer? No están obligadas a hacerlo, ¿no?”, comentó. “La F-1 actual es bastante diferente con respecto a hace unos años. Ahora hay muchas mujeres influyentes. Tenemos mecánicas, ingenieras de pista y otras que se dedican a la aerodinámica. Hay mucho que hacer, pero está mejorando”, culminó la team-manager.

Hasta Sir Jackie Stewart, tres veces campeón de F-1, brindó su opinión. “Las chicas de esta generación no son excesivamente provocativas. Están vestidas adecuadamente. No es como si estuvieran en bikini o algo así. Creo que la idea de que las promotoras desaniman a las mujeres a pilotar es una tontería. Si un equipo encontrara una mujer que pudiera llegar a la cima de la F-1, sería muy bueno para la especialidad porque todo el mundo le prestaría más atención al campeonato”, sintetizó.

Si bien la medida adoptada por la Fórmula 1 será imitada por sus divisiones teloneras,  se desconoce si otras categorías tomarán el mismo camino. En MotoGP, por lo pronto, ya dijeron que no. Incluso el español Marc Márquez, su campeón 2017, le restó importancia. “Lo considero un trabajo más”, sostuvo el piloto de Honda. Al mismo tiempo que hizo una sugerencia: “Quizá sería bueno regular el tipo de vestimenta en algunos casos”.

Vale destacar que en el Mundial de Motociclismo hay un caso que demuestra que el trabajo de promotora puede servir de trampolín. Se trata de la austríaca Milena Koerner, quien fue una Grid Girl y en la actualidad es responsable del equipo Forward Racing de Moto2. “Por ser mujer muchos creen que no sé nada de motos, pero no se necesita ser ingeniero para dirigir un equipo. Sé que no hay muchas mujeres en ciertos puestos en el paddock y no espero que eso cambie. Pero es una cuestión de números. Somos pocas las interesadas en este mundo”, analizó. En cuanto a la postura de la F-1 sostuvo: “No veo que sea muy sensata. El problema no son las chicas, sino los hombres que piensan que están disponibles por llevar tacones, una falda corta y estar al lado de un coche o una moto. Quizá lo hagan para pagarse los estudios o para pertenecer a un ambiente que les apasiona”.

La decisión está tomada. Ya no habrá más promotoras en la grilla de los Grandes Premios y las mismas serán reemplazadas por niños que corran en karting. Pero el debate está abierto y eso también es positivo para esas mujeres que buscan -y merecen- ocupar el mismo lugar que los hombres en el mundo de la velocidad.

PorDiego Durruty