Fórmula 1

24/11/2017

La degradación no será problema

El último desafío del año para Pirelli tendrá a Abu Dhabi como epicentro, uno de los trazados más benévolos con los neumáticos.

Este fin de semana se pone punto final a un nuevo certamen de la Fórmula 1, el 7° completo con Pirelli como único proveedor de neumáticos. La firma italiana, que presentó en Abu Dhabi (sede del último Gran Premio) los nuevos compuestos con los que proveerá a la Máxima desde 2018, llevó a medio oriente la misma gama de neumáticos que el año pasado: ultrablando (violeta), superblando (rojo) y blando (amarilo). Este trío ha sido el más elegido de la temporada, siendo utilizado nada menos que en 10 de las 20 carreras.

Debido a la superficie lisa del escenario de Yas Marina, la degradación no será problema. “El Gran Premio de Abu Dhabi tiende a ser una carrera razonablemente sencilla en condiciones consistentes”, destacó Mario Isola, director de carreras de Pirelli. Lo que también ayuda a su poco desgaste es el hecho de que la carrera se dispute hacia la tarde/noche, donde las temperaturas son menores a comparación de otros eventos disputados luego del mediodía.

El circuito se presenta bastante variado en términos de velocidad y curvas, lo que hace que los equipos tiendan a utilizar una carga aerodinámica media. Además, no presenta grandes lugares de sobrepaso, lo que puede llegar a generar algún exceso en la frenada con tal de lograr la superación, que sin dudas repercutirá en el neumático.

Tanto la estrategia como la clasificación serán vitales en Abu Dhabi. El año pasado, la media de paradas estuvo en dos.

Foto: XPB Images.