Fórmula 1

13/11/2017

GP de Brasil: Bloc de notas

Algunos apuntes relevantes del Gran Premio de Brasil, penúltima fecha del Mundial de Fórmula 1.

FANGIO, EL MEJOR
Sir Jackie Stewart, campeón de la Fórmula 1 en 1969, 1971 y 1973, tuvo que seleccionar a los diez mejores campeones de la Máxima de todas las épocas. El escocés eligió a Juan Manuel Fangio para ponerlo en el escalón más alto del podio. “Fangio siempre fue el mejor por sus movimientos a la hora de manejar, que eran perfectos. También fue un gran caballero en la pista. Por eso para mí es el mejor de la historia”, le dijo Stewart a CORSA. El Top 5 del tricampeón lo completaron su compatriota Jim Clark, el italiano Alberto Ascari, el francés Alain Prost y el brasileño Ayrton Senna.

EN PIE DE GUERRA
Toro Rosso y Renault se despiden mal. Luego de conocerse el acuerdo con Honda para 2018, el team con sede en la localidad italiana de Faenza acusó fallas en el rendimiento de las unidades de potencia del Rombo. Cyril Abiteboul, a cargo de Renault Racing Team, respondió que esos problemas, “se deben a cómo están implementados ciertos elementos en el chasis”. La escuadra satélite de Red Bull contraatacó el sábado con un fuerte comunicado en el que destacó: “Desde el reinicio tras el receso del verano (europeo) hubo varias fallas que nos obligaron cambiar elementos de la unidad de potencia, debiendo penalizar. Nada cambió y hasta faltaron repuestos…”.

UNA MULTITUD
Durante todo el fin de semana hubo 141.218 personas en el Autódromo de Interlagos (solo quedó un sector sin venderse). La entrada no fue para nada accesible para el público local ya que el ticket más económico costó 580 reales, unos 3.500 pesos. Vale mencionar que el salario mínimo en Brasil es de 900 reales (5.400 pesos). Hubo mucha presencia de fanáticos argentinos y también de Perú, Bolivia, Uruguay, Colombia y otros lugares de Sudamérica. Los fierreros que pudieron no quisieron perderse la única visita que tiene la Máxima a esta región, que tiene F-1 asegurada hasta 2020 inclusive.

ZONA DE RIESGO
Hubo malestar en el paddock de la Máxima por los robos que afectaron a algunas escuadras este fin de semana. El viernes por la noche fueron asaltados a mano armada en las inmediaciones del autódromo integrantes de Williams, Mercedes y Force India. No hubo que lamentar heridos, pero sí pérdidas materiales. “La F-1 y los equipos tienen que hacer algo; no hay excusas”, criticó Lewis Hamilton, en su cuenta de Twitter. El sábado la seguridad se reforzó y la FIA emitió un comunicado informando de ello, pero recomendando “tomar las precauciones necesarias”. A pesar de estos hechos delictivos, los promotores locales afirman que el GP no corre peligro…

INTRATABLE
Hay que darle una medalla al fanático que se haya sacado una selfie con Lewis Hamilton este fin de semana. El cuatro veces campeón mundial hizo todo lo posible para evitar el contacto con la gente. Primero le exigió a su chofer que lo dejara cerca de los molinetes de ingreso a los boxes, en lugar de recorrer unos cincuenta metros hasta ese sector, como hizo la mayoría de sus colegas. A su salida el vehículo que lo trasladó debió hacer lo mismo. Así el inglés eludió al público. Luego el piloto de Mercedes estuvo encapuchado todo el tiempo, de corridas y solo se limitó a cumplir con los requerimientos periodísticos de rutina.  

PorDarío Coronel