Fórmula 1

13/11/2017

Premio consuelo

Con el título de la Fórmula 1 ya definido a favor del inglés Lewis Hamilton (Mercedes), el alemán Sebastian Vettel (Ferrari) ganó el Gran Premio de Brasil y rompió una racha de siete fechas sin triunfos.

En una segunda parte del año para olvidar, Sebastian Vettel tuvo un aliciente en el Gran Premio de Brasil, 19ª y penúltima fecha de la Fórmula 1. El alemán de Ferrari ganó y está cerca de lograr el subcampeonato, poco para haber liderado el torneo durante varias carreras, aunque apropiado considerando la definición anticipada a favor del inglés Lewis Hamilton (Mercedes).

En el Autódromo de Interlagos José Carlos Pace, Vettel dejó atrás los errores cometidos en las largadas de Singapur, donde desertó por un triple choque con el holandés Max Verstappen (Red Bull) y el finlandés Kimi Räikkönen (Ferrari), y en México, donde se retrasó por un toque a Hamilton en la carrera que resolvió el título.

El germano partió segundo y en la “S de Senna” -a lo guapo- dio cuenta del poleman, Valtteri Bottas (Mercedes). El ferrarista hizo una ventaja de 1,6 segundos sobre el finlandés y si bien luego perdió el liderazgo en su ingreso a los boxes, cuando recuperó la punta le sacó 2,7s al nórdico y controló las acciones para lograr su quinto triunfo de la temporada. En el podio lo escoltaron Bottas y Räikkönen, que completó el 1-3 a la Scuderia.

“Vi mi chance y la pude aprovechar. Fue una carrera muy difícil para controlar las gomas y llegar bien al final. Estoy muy feliz. Necesitaba un triunfo así”, dijo Vettel, que si en Abu Dhabi extiende a 25 puntos su ventaja sobre Bottas será el mejor del resto que se rindió este año ante Hamilton. El cuádruple campeón inglés, en tanto, quedó afuera de la clasificación sabatina por un despiste en el primer corte y tras largar desde boxes, avanzó hasta el cuarto lugar.  

Este fin de semana CORSA comprobó “in situ” que la Máxima mantiene su encanto especial, a pesar de no ser la de hace décadas. El cambio de aire está claro con los nuevos dueños que buscan ampliar el negocio a nuevos mercados. Incluso se pudo ver a Chase Carey, Sean Bratches y Ross Brawn, los máximos responsables de Formula One Management (FOM), micrófono en mano produciendo contenidos para la difusión de la categoría.

En lo deportivo, la F-1 de 2017 tiene autos más grandes y muy veloces. En la primera práctica se bajó en 1s145/1000 el récord que tenía el alemán Nico Rosberg, quien en 2014 logró la pole position con un crono de 1m10s347/1000. En la clasificación, Bottas se quedó con el “1” gracias al 1m08s322/1000.

Por último, fue la segunda despedida del brasileño Felipe Massa (Williams) ante su público en la F-1. “Fue un fin de semana especial, pero en lo emotivo no superó a lo de 2016”, le dijo paulista a La Única. Aquella vez Felipinho desertó, pero ayer fue séptimo y en el podio, donde a modo de homenaje lo dejaron subir, recibió la ovación de gran parte de los 60.000 espectadores presentes. Ése es otro cambio positivo de la nueva F-1. Cuando el alemán Michael Schumacher se retiró de forma definitiva en este mismo circuito en 2012, siendo séptimo, el más campeón de la historia no fue invitado a la tarima para despedirse como hubiese merecido

PorDarío Coronel