Fórmula 1

09/10/2017

Maldita bujía

“No hay que ser un genio para darse cuenta que se me escapa el Mundial”, dijo Vettel tras desertar en Suzuka.

Con el abandono en el GP de Japón, Sebastian Vettel depende de un milagro para lograr su quinto título en la Fórmula 1. Es que el piloto de Ferrari se ubica ahora a 59 puntos del inglés Lewis Hamilton (Mercedes), quien reforzó sus posibilidades al ganar la prueba nipona. ¿Pero qué fue lo que le impidió a Vettel llegar al final de la carrera? Una simple bujía…

La Ferrari del alemán comenzó a penar con la falta de potencia no bien dejó el pit lane. Sus mecánicos trataron de reemplazar el elemento en la grilla, pero se quedaron sin tiempo. Vettel reseteó la configuración del motor en la vuelta previa, aunque eso no fue suficiente y en el quinto giro, después de perder varias posiciones, abandonó.

“No hay que ser un genio para darse cuenta que se me escapa el Mundial”, dijo con bronca el de Heppenheim. “Es obvio que es una lástima los problemas de fiabilidad que tuvimos en las dos últimas carreras, pero a veces pasan estas cosas. Por supuesto que duele, pero ahora tenemos que volver a casa, descansar un poco y después ir a las cuatro últimas carreras y ver qué pasa”, agregó.

“Tendremos una oportunidad dependiendo de lo que pase en las próximas carreras, aunque hoy no es un día para ser muy optimista”, cerró el múltiple campeón.