Fórmula 1

25/09/2017

Se viene el Aston Martin Red Bull Racing

La marca británica será el patrocinante principal del equipo de Fórmula 1 a partir de 2018, por lo que este último contará con una nueva denominación.

El vínculo establecido entre Aston Martin y el equipo Red Bull de Fórmula 1 a principios de 2016 se ha afianzado para el año próximo. Es que la marca británica será el nuevo socio comercial del conjunto austríaco en la Máxima, lo que conllevará el cambio de nombre de la escudería a Aston Martin Red Bull Racing.

El acuerdo tiene como finalidad continuar con el desarrollo de proyectos similares a lo realizado con el Aston Martin AM-RB 001 Valkyrie, superdeportivo hecho en conjunto entre las dos empresas hace poco más de un año.

“Habiendo concebido y creado el exitoso Valkyrie el año pasado, ampliamos nuestra relación con Aston Martin para esta temporada, y ahora nos vemos encantados de reforzarla, lo que hará que el equipo tenga nueva denominación a partir de 2018”, comentó Christian Horner, jefe de Red Bull.

Como resultado del acuerdo, “más de 100 miembros de Aston Martin formarán parte del nuevo Centro de Rendimiento Avanzado (a inaugurarse a fin de año) de nuestra fábrica de Milton Keynes”, destacó Horner. “Eso nos permitirá colaborar más estrechamente con ellos en nuevos proyectos innovadores”, agregó.

Esta no será la primera vez que Red Bull modifique su denominación por intereses comerciales. Ya había sucedido entre 2013 y 2015, cuando el equipo se denominó “Infiniti Red Bull Racing”, como resultado del acuerdo entre la escudería e Infiniti, la marca de lujo de la asociación Renault-Nissan.

Por su parte, el presidente y CEO de la marca británica, Andy Palmer, reconoció que el interés de Aston Martin por las reglas sobre los motores que la F.1 implementará desde 2021 ha sido una de las causas para involucrarse de manera más directa en el mundo de la categoría.

“Ser el patrocinador principal de Red Bull es el siguiente paso lógico del acuerdo que tenemos con ellos”, señaló Palmer, antes de comentar: “Estamos disfrutando del conocimiento como marca global que una F.1 revitalizada proporciona”.

Ya pensando en la normativa para 2021, Palmer manifestó que “las negociaciones sobre los motores son de nuestro interés, pero solo si se dan las circunstancias que para nosotros son las adecuadas. No vamos a ingresar en una ‘guerra’ de motores sin restricciones de costos ni de horas de pruebas.”

De esta manera, espera que el reglamento establezca límites al precio de los impulsores y a la aplicación de la tecnología en los mismos. “Si la FIA crea un entorno adecuado, estaremos interesados”, concluyó.