Fórmula 1

19/09/2017

El costoso Grado 1

Las obras en el Autódromo de Buenos Aires para una eventual vuelta de la Fórmula 1 requieren 45 millones de dólares. ¿Regresará la Máxima?

El plano del circuito que podría utilizar la Fórmula 1. Whiting lo vio y le hizo algunos cambios.

Hace poco te informamos en CORSA sobre el presupuesto necesario para que el Autódromo de Buenos Aires sea homologado con el Grado 1 de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) que lo habilita para poder recibir -eventualmente- a la Fórmula 1. Ahora te explicamos en profundidad por qué la inversión llegaría a los 45 millones de dólares y también cuál es el panorama real sobre la recuperación del Gran Premio.

Como indicó Charlie Whiting, Director de Carrera de la Máxima y delegado de la FIA, se necesita un reasfaltado completo. El inglés, que realizó una inspección informal del escenario porteño hace solo unas semanas, prefiere un trazado largo y veloz ante una hipotética vuelta de la F-1.

Tras su visita, el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (GCBA) y la CDA del Automóvil Club Argentino presentaron una propuesta con un trazado cercano a los 6.000 metros. El diseño fue realizado por TYPSA, la empresa que diseñó el callejero de Valencia (España). Diego Mesa, responsable en la seguridad de los circuitos de la CDA, le proveyó a CORSA este proyecto que combina parte de los dibujos 8 y 12. Consiste en unir los mixtos del primero con la recta del fondo, que tiene una inclinación hacia la izquierda y atraviesa la pista de midget. Luego una recta que se une con parte del Curvón Salotto, variante que Whiting pidió hacerla más veloz y no como figura en el plano. Se sale a la recta del lago donde aparece una chicana en la que, a diferencia de lo que figura en el diseño, deberá ser de izquierda a derecha y otro tramo recto que desemboca en una nueva variante en Ascari. Por último la Horquilla se reemplaza con una curva similar a la primera de Austin.

Una vez enviada la nueva versión del proyecto con las modificaciones indicadas y con su correspondiente aprobación, habrá que esperar que un organizador que esté interesado en el evento le pida al ACA que arme el dossier para la FIA. La entidad madre haría un informe final y la simulación del circuito, que contaría con cuatro lugares posibles de DRS como las rectas principal, del fondo, del lago y la opuesta.          

Para este nuevo trazado se deberán mejorar todas las condiciones de seguridad: calle interna perimetral para que se trasladen los vehículos de rescate y las grúas que retiran autos que abandonaron. Encastrar de forma más sólida los muros de la zona del lago y agregar estas protecciones en otros sectores. Extensiones de asfalto previas a las camas de leca, colocación de las defensas TechPro y que todos los muñecos de gomas estén abulonados y cubiertos. Además poner el alambrado olímpico en sectores de alta velocidad donde se ubique el público, que no debería estar a más de cinco metros de la pista, según apuntó Whiting.

Luego viene lo que requiere la mayor inversión, los boxes. Los trabajos necesarios son una ampliación de los garages, extender la edificación sobre la terraza para los VIP y una nueva sala de prensa. Demoler los antiguos boxes y construir ahí los edificios corporativos. Allí cada equipo tiene un sector designado en el que los pilotos atienden a la prensa en horarios programados y los integrantes de cada estructura disponen de catering y lugar de relax. Sirve también como alternativa para reuniones y hasta para recibir a patrocinantes locales. Se suma el Race Control, destinado para que los comisarios deportivos puedan seguir y analizar las alternativas en la pista con un circuito cerrado de televisión. Esta área tiene dos alternativas: edificarla donde está la vieja torre de control o agregar pisos sobre lo que hoy es el local de Audi.

Además hay que trabajar sobre las tribunas generales en la recta principal, que están desde su inauguración en 1952. Hasta ahora se mejoraron las plateas con nuevas butacas. Mientras que en las populares se hicieron tareas de pintura y arreglos en los baños. Serán necesarias tareas estructurales, chequear su estado, poner butacas y repavimentar la calle que las separa del alambrado. Por último, mejorar todos los accesos al Autódromo.

Resulta una inversión millonaria y para tener una idea, entre 2013 y 2016, el Estado de San Pablo y los organizadores del Gran Premio de Brasil, gastaron 80 millones de dólares en mejoras las instalaciones de Interlagos. Esto fue clave para renovar el contrato hasta 2020.

Whiting apuntó que las tareas podrían estar en un año, aunque desde el GCBA son más cautos. “En 2019 sería casi imposible, aún si apareciera el presupuesto”, le aseguraron a CORSA. ¿De dónde saldría ese dinero? Una parte de las empresas privadas (en su mayoría automotrices) que integren el fideicomiso cuyo comienzo está retrasado porque aún no se terminó de reglamentar la Ley Proyecto Villa Lugano, que busca la puesta en valor del Autódromo. A su vez por la revisión de contratos hechos por ACBA S.A, la empresa que tiene la concesión privada y que fue adquirida en su mayoría por integrantes de la Asociación Argentina de Volantes (AAV). El manejo privado se terminará ni bien se inicie el fideicomiso y el GCBA tomará la administración, pero por un tiempo la AAV seguirá organizando eventos para hacer lo más correcta posible la transición hacia el manejo público.

El resto de la inversión para el Grado 1 dependerá de la confirmación de recuperar el Gran Premio, pero en principio no será estatal. Whiting planteó la chance de 2019, aunque falta definir lo más importante: el canon de 50 millones de dólares por año en un contrato de cinco temporadas (eso pagan los organizadores del GP de Brasil). Si se va a volcar semejante costo en el Oscar y Juan Gálvez, debería ser con la certeza de que la fecha se hace. “Nos encantaría traer la F-1, pero ni nosotros ni Nación estamos en condiciones de afrontar ese gasto”, confiesan desde el GCBA. Panorama similar le admitió una fuente de Casa Rosada a La Única en diciembre pasado y ante una reciente consulta agregó “no hay nada firme por ahora. Seguimos igual y apuntamos a 2019”. Bernie Ecclestone, ex director ejecutivo de Formula One Management, en la última cita en Brasil también le confirmó a este medio las charlas con el actual Gobierno Nacional. Si bien el presupuesto debería ser privado, ¿ello cambiará con la elección presidencial de 2019?

Los responsables de Liberty Media, nuevos dueños de la Máxima, apuntan a tener 25 fechas en las próximas temporadas. En virtud de eso habrá que ver cómo es su manejo con los contratos y si son más flexibles que Ecclestone al momento de negociar.

Se inició la etapa de recuperación del Autódromo con la ley Proyecto Villa Lugano y con ello, la visita de Whiting, su optimismo para el acondicionamiento del escenario porteño, el diseño de un nuevo circuito para cumplir las exigencias de la Máxima y los trascendidos sobre la posible recuperación del Gran Premio. “Cuando el río suena es porque trae agua”, dice el refrán, pero no hay nada confirmado aún. La realidad del tema es menor que la ilusión, tan grande como el presupuesto necesario para que el Oscar y Juan Gálvez logre el ansiado Grado 1.

PorDarío Coronel